El Gobierno lanza un programa para hacer frente a la sequía

El Gobierno lanza un programa para hacer frente a la sequía
Involucra a los productores de las provincias más afectadas: Buenos Aires, Chaco, Santa Fe, Entre Ríos y Santiago del Estero. E incluye la provisión de alimento para ganado. Los ruralistas estiman las pérdidas en más de $ 10.000 millones.
En una nueva señal hacia el campo, que viene de rechazar sus últimas medidas para el sector, el Gobierno nacional ultima los detalles para lanzar en los próximos días un programa de asistencia a los productores ganaderos afectados por la sequía.

El plan fue anticipado el miércoles por la presidenta Cristina Kirchner en Olivos y está siendo armado en la Secretaría de Agricultura, con una inversión de entre 600 y 1.000 millones de pesos, según dijeron a Clarín fuentes oficiales del Gobierno nacional y de la provincia de Buenos Aires.

El "plan sequía II" está centrado en la provisión de forraje de maíz para alimentar el ganado en las provincias y municipios que han declarado el "estado de emergencia".

Cristina dijo el miércoles que la iniciativa se propone llegar "al pequeño productor ganadero que carece de medios para comprar forraje y sostener su ganado" en las regiones con problemas, y señaló que se sumará a las medidas ya adoptadas contra la sequía por las que se llevan ejecutados 230 millones de pesos.

La Presidenta aseguró que el plan será implementado a través de los municipios, lo que muchos interpretaron como un mensaje para calmar las aguas agitadas por una jugada del secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno, que la semana pasada empezó a distribuir forraje por su cuenta a través de un productor bonaerense, salteando instancias provinciales y municipales. La Federación Agraria y CARBAP lo cuestionaron por eso (ver página 4).

El Gobierno volvió a descartar una baja de las retenciones a la soja pero con estas medidas en ciernes -frente a un panorama de sequía dramático en algunas regiones- apunta a congraciarse con los productores pequeños.

La instrumentación del programa incluyó conversaciones que empezaron el miércoles en Olivos, de las que participaron Cristina, el ministro del Interior Florencio Randazzo, el secretario de Agricultura Carlos Cheppi y el gobernador de Santiago del Estero, Gerardo Zamora. También el ex presidente Néstor Kirchner.

Randazzo habló además con otros gobernadores de las provincias más afectadas: Sergio Urribarri (Entre Ríos), Oscar Jorge (La Pampa) y Daniel Scioli (Buenos Aires).

Scioli había invitado a Cristina a la recorrida que hizo ayer por Chascomús, Ranchos y General Belgrano (ver página 4). En el río Salado, según se relató, las aguas están tan bajas que la gente puede tomar en algunos lugares del curso los peces carpa con las manos. Scioli se encontró con un panorama alarmante: en la zona se incendian dos campos por día, y sólo en Monte los bomberos reciben diez llamados diarios.

El santafesino Hermes Binner, aprovechó su paso del miércoles por Olivos para pedirle una reunión a la Presidenta cuando regrese de sus viajes a Cuba y Venezuela. Ayer su ministro de la Producción, José Bertero, se reunió con Cheppi en Agricultura y le propuso el armado de un plan conjunto a seis meses. "Cheppi dijo que se está analizando la instrumentación del plan, pero el circuito no está claro todavía", dijo Bertero a Clarín. Frente a la sequía, Santa Fe busca soluciones para la provisión de alimentos, de agua y también la creación de albergues rurales para el ganado.

Cheppi recibió también ayer al gobernador del Chaco, Jorge Capitanich -otra provincias afectada-, con quien analizó el giro de unos 26 millones de pesos para compensar las pérdidas de los productores de girasol. Cheppi no adelantó cifras pero declaró ayer que "tenemos muchos recursos del Presupuesto y los estamos poniendo a salvar esta coyuntura".

Por su parte, el ministro de Asuntos Agrarios bonaerense, Emilio Monzó, se mostró conforme con el plan de provisión de alimentos pero aseguró que se podría suspender por seis meses el pago de retenciones a los productores afectados. En la Provincia hay alrededor de 40 distritos en emergencia, dijo el funcionario a Clarín.

En las entidades ruralistas estiman que las pérdidas por la sequía superan "largamente" los 10 mil millones de pesos.

Comentá la nota