El Gobierno lanza un acuerdo con los textiles y el calzado para fomentar el consumo

El Gobierno lanza un acuerdo con los textiles y el calzado para fomentar el consumo

Es similar al que firmó ayer con la construcción. El convenio incluye cuotas, menos impuestos y bajar la informalidad laboral de esos sectores. 

Tras el acuerdo firmado con la UOCRA y las cámaras de la construcción, por el que se prevé una inversión de $ 150.000 mil millones para construir 100.000 viviendas, el Gobierno replicará algo similar mañana con los gremios Téxtil y Calzado. Se trata de un acta compromiso para estimular el consumo.

El convenio, por cierto de mucho menor calibre que el firmado con los constructores, se llevará a cabo en el ministerio de Producción y estarán presentes Francisco Cabrera, ministro de esa cartera, y su par de Trabajo, Jorge Triaca. En esta oportunidad Mauricio Macri no estará presente.

Esta es una de las ramas de la industria que quedó muy golpeada en 2016 y la idea es recuperar la perfomance económica para el 2017. Este documento abarca la aplicación del "Ahora 3" y "Ahora 6" para comprar calzado, indumentaria y marroquinería. Siguen corriendo el "Ahora 12" y el "Ahora 18". A su vez, se fija una mesa de trabajo permanente que nucleará al Gobierno, los gremios y los empresarios: entre todos buscarán consensuar una ley para bajar la informalidad en estos sectores productivos. Por lo que pudo saber este diario, el Gobierno podría apoyar con incentivos (¿acaso reduciendo tributos?) a las empresas que se alineen en la formalización de trabajadores.

Finalmente, el ministerio de Trabajo ofrecerá REPROS "express" para aquellas empresas en crisis que no puedan afrontar la totalidad del pago de haberes de sus empleados. El "express" pasa por bajar la cantidad de días para tramitarlo: lo normal es una tardanza de 90 días pero a partir de mañana conseguirlos llevará entre 20 y 30 días.

Todo el paquete sirve para atenuar la abrupta caída del consumo, que se reflejó en despidos. Tanto la cámara empresarial del Calzado como el gremio que conduce Agustín Amicone coinciden con que en el sector hubo 4.500 despidos y más de 2.500 suspensiones. Hugo Benítez, titular del gremio Téxtil, cuantificó los despidos en alrededor de 8.000 trabajadores.

Aunque las importaciones también habrían jugado un efecto nocivo, para Amicone deberían mantenerse pero "administradas inteligentemente". Su sector incluye a 5.000 trabajadores que ensamblan productos importados "por lo que si se cerraran las importaciones se quedarían sin trabajo". Y pone de ejemplo que en los años previos a 2015 se importaba más que ahora, pero había un consumo sostenido que morigeraba la situación.

Coment� la nota