El gobierno de Jure, dispuesto a hacer cambios en el revalúo

El PJ advirtió que no votará el presupuesto en segunda lectura si no hay cambios. El Ejecutivo está dispuesto a eliminar la cláusula gatillo y a revisar los criterios usados para elevar la tasa Inmobiliaria.
El go­bier­no mu­ni­ci­pal es­tá dis­pues­to a abrir la dis­cu­sión con la opo­si­ción y mo­di­fi­car el re­va­lúo in­mo­bi­lia­rio que se apli­ca­rá des­de ene­ro de 2009. Así, el Eje­cu­ti­vo es­pe­ra con­se­guir que el prin­ci­pal par­ti­do de opo­si­ción vuel­va a vo­tar jun­to al ofi­cia­lis­mo cuan­do se dis­cu­ta en se­gun­da lec­tu­ra el pre­su­pues­to mu­ni­ci­pal del año pró­xi­mo.

En el Pa­la­cio mu­ni­ci­pal in­di­ca­ron que el pro­pio in­ten­den­te Juan Ju­re ya ma­ni­fes­tó su in­ten­ción de dia­lo­gar con el jus­ti­cia­lis­mo pa­ra tra­tar de aten­der los cues­tio­na­mien­tos que plan­teó du­ran­te la pri­me­ra lec­tu­ra del pre­su­pues­to. “El Con­ce­jo es­tá pa­ra eso; pa­ra ana­li­zar lo que en­vía el Eje­cu­ti­vo y, si es po­si­ble, me­jo­rar­lo”, les di­jo el je­fe co­mu­nal a sus co­la­bo­ra­do­res.

Las crí­ti­cas del PJ fue­ron, bá­si­ca­men­te, tres: que el re­va­lúo in­mo­bi­lia­rio, tal co­mo es­tá, es in­jus­to por­que tra­ta de la mis­ma for­ma a to­dos los rio­cuar­ten­ses que vi­ven en una zo­na. Por ejem­plo, por el so­lo he­cho de vi­vir en el cen­tro de la ciu­dad, una fa­mi­lia pa­ga­rá el 100 por cien­to más aun­que su si­tua­ción eco­nó­mi­ca ha­ya em­peo­ra­do en los úl­ti­mos años.

Lo que pre­ten­de el jus­ti­cia­lis­mo es que el re­va­lúo in­mo­bi­lia­rio con­tem­ple las rea­li­da­des par­ti­cu­la­res de los con­tri­bu­yen­tes, más allá de la zo­na en que vi­van.

“Es­ta­mos dis­pues­tos a re­vi­sar­lo. Es cier­to que es­ta­mos muy ajus­ta­dos con los tiem­pos por­que a fin de mes ha­bría que im­pri­mir los ce­du­lo­nes pe­ro, si lo­gran me­jo­rar­lo, no te­ne­mos nin­gún pro­ble­ma”, ma­ni­fes­tó una al­ta fuen­te del go­bier­no mu­ni­ci­pal.

La se­gun­da crí­ti­ca fuer­te del prin­ci­pal par­ti­do opo­si­tor es el ar­tí­cu­lo 10 in­clui­do en la or­de­nan­za que re­gu­la el In­mo­bi­lia­rio y que le per­mi­ti­ría al go­bier­no apli­car au­men­tos au­to­má­ti­cos du­ran­te el año que vie­ne.

El pa­rá­me­tro pa­ra los in­cre­men­tos se­ría el ín­di­ce de Va­ria­ción Sa­la­rial que ela­bo­ra el In­dec y que el mes pa­sa­do se ubi­có en el 1,80 por cien­to. “No te­ne­mos pro­ble­mas en eli­mi­nar esa cláu­su­la ga­ti­llo. No es un ele­men­to cen­tral den­tro del pre­su­pues­to”, in­di­ca­ron en el Pa­la­cio Mu­ni­ci­pal.

El ter­cer pun­to que cues­tio­na la opo­si­ción son los de­no­mi­na­dos “su­per­po­de­res” que el pro­yec­to de pre­su­pues­to le ad­ju­di­ca­ría al se­cre­ta­rio de Eco­no­mía, Mar­ce­lo Ter­zo. Su área ten­dría la po­si­bi­li­dad de dis­po­ner li­bre­men­te del des­ti­no de las par­ti­das, más allá de lo que ha­yan vo­ta­do los con­ce­ja­les.

El PJ se­ña­la que es­tá dis­pues­to a per­mi­tir mo­vi­mien­tos de par­ti­das, siem­pre y cuan­do se pro­duz­can den­tro de la mis­ma área. Es de­cir, la Se­cre­ta­ría de De­sa­rro­llo Hu­ma­no po­dría al­te­rar el cau­dal de fon­dos pre­vis­tos pa­ra un pro­gra­ma pe­ro no po­dría de­ri­var sus fon­dos, por ejem­plo, a De­sa­rro­llo Ur­ba­no.

Ese se­rá otro de los as­pec­tos que se ne­go­cia­rán en las pró­xi­mas dos se­ma­nas.

El pre­su­pues­to 2009 pre­vé gas­tos por 218,6 mi­llo­nes de pe­sos. La se­ma­na pa­sa­da, cuan­do se tra­tó en pri­me­ra lec­tu­ra, la apro­ba­ción fue apa­bu­llan­te: fue­ron 17 vo­tos a fa­vor y só­lo dos en con­tra.

Comentá la nota