El Gobierno juega a dividir los gremios: elogió al SUTE y criticó a ATE

El ministro de Gobierno provincial, Mario Adaro, se mostró "preocupado por los métodos violentos" que lleva a cabo el gremio encabezado por la combativa Raquel Blas (ATE). Y ponderó al sindicato de los docentes, por el acuerdo logrado con el Poder Ejecutivo en materia de viviendas y medio boleto de transporte. "Los trabajadores no siguen planteos irracionales", resaltó el funcionario.
Tras los cortes de ruta que ATE Salud realizó en varios puntos de la provincia en protesta por tarifazos decretados por Celso Jaque y a favor del aumento de salarios, el ministro Mario Adaro salió a criticar las medidas de fuerza tomadas por el gremio y se animó compararlo con la postura política que el SUTE, gremio que representa a los trabajadores de la educación, mantiene ante el Gobierno provincial.

Las declaraciones del ministro político de Celso Jaque se efectuaron, precisamente, tras la firma del acuerdo entre el Ejecutivo y las autoridades del gremio docente, por el que los maestros y celadores tendrán dos beneficios significativos: un cupo del 5 por ciento en viviendas en la construcción de nuevos barrios -con fondos aportados por la Anses- y el medio boleto destinado a los celadores.

"Mucha de la dirigencia sindical, cuando pierde legitimidad, se vuelca a métodos violentos", apuntó Adaro en relación a los cortes de ruta que los sindicalistas llevaron a cabo en la ruta internacional Nº 7, frente a la Destilería de Luján de Cuyo, en la ruta 40 en San Carlos y en General Alvear.

Desde el Ministerio de Seguridad se habían indicado que la policía no procedería a liberar la ruta -que impedía el paso de varios camiones hacia Chile, en el caso del corredor internacional- sin una orden de la Justicia Federal. Finalmente, antes de las 16, y tras varias horas de paso interrumpido, el piquete se levantó de manera pacífica.

"Los trabajadores no siguen planteos irracionales, y eso se notó en la convocatoria del paro en salud", atizó el ministro.

En ese tenor, sus críticas hacia las medidas de fuerza del sindicato que encabeza la combativa Raquel Blas lo llevaron a compararlo con los acuerdos que, en la actualidad, suscribe el gremio docente.

"Ese es el modo de trabajar, el del SUTE, los métodos violentos no llevan a ninguna parte, y yo veo con preocupación que se llegue a estos métodos", sintetizó el ministro.

Por eso, Adaro volvió a insistir en que no habrá aumentos salariales, por lo que ya han adelantado a Raquel Blas que la discusión puede girar sobre otros aspectos que apuntan al salario no directo, tales como los beneficios logrados por el gremio de los maestros, formalizado esta tarde en la sala de reuniones del cuarto piso de la Casa de Gobierno.

Comentá la nota