El Gobierno intenta quitarle importancia al desbande de su bancada en el Senado

El Gobierno intenta quitarle importancia al desbande de su bancada en el Senado
Randazzo, Parrilli y Pichetto salieron a desmerecer la importancia de los senadores salteños que se fueron hoy. Por qué no les molestó su despedida.
Tras conocerse dos nuevas baja del bloque kirchnerista en la Cámara Alta, funcionarios del gobierno de Cristina Fernández de Kirchner salieron a restarle importancia a la caída del número de miembros en las filas oficialistas en el Senado. Aunque fueron dos los senadores que partieron hoy, los dardos oficiales fueron todos para el ex gobernador Juan Carlos Romero, y no para su compañera de banca, Sonia Escudero.

Romero "se va de un lugar del que nunca estuvo", aseguró el ministro del Interior, Florencio Randazzo, quien acusó al salteño de pensar "solamente en su proyecto personal". En declaraciones a la agencia DyN, el ministro del Interior recordó el pasado "menemista" de Romero, y lo acusó de ser "uno de los responsables" de "haber generado la pobreza en Salta".

El ministro sostuvo que el senador "votó siempre en contra de los proyectos importantes para la gente, para el conjunto de la sociedad, como Aerolíneas o AFJP". En ese sentido, Randazzo remarcó la pobreza estructural de Salta, provincia de la que Romero fue gobernador durante 12 años.

"Es un dirigente que defiende otro modelo de país", señaló el ministro. Y destacó que Romero "fue candidato a vicepresidente de Menem y 12 años gobernador de Salta, una de las provincias con mayores diferencias entre pobres y ricos, justamente generada por el modelo económico que él defiende".

Más palos K. Por su parte, el secretario General de la Presidencia, Oscar Parrilli, coincidió con Randazzo en afirmar que "se va uno que nunca estuvo". Y agregó: "El ex candidato a vicepresidente de Carlos Menem nunca apoyó las leyes del Gobierno en el Senado, ni él ni la senadora (Sonia) Escudero. Nunca nos acompañaron ", expresó Parrilli en la página de la agencia Télam.

El jefe del bloque de senadores del Frente Para la Victoria, Miguel Ángel Pichetto, aseguró que la dimisión en ningún modo pone en peligro la mayoría parlamentaria del kirchnerismo en el Senado. Para el senador la renuncia de Romero "no hace más que sincerar una actitud personal asumida desde que se votaron las retenciones móviles".

Comentá la nota