El Gobierno intenta acercarse a Techint para poder aislar a Clarín

El Gobierno intenta acercarse a Techint para poder aislar a Clarín
Dos meses después de la pelea con el Grupo Rocca, la Presidenta y el ministro Julio De Vido recibieron en secreto en la Rosada a enviados de la siderúrgica. Buscan romper la unidad del empresariado para acotar el frente de conflicto.
En medio de la pelea con el Grupo Clarín, los Kirchner se proponen ahora romper el frente empresarial que cuestiona el rumbo de su política económica. Y ya dieron el primer paso. Cristina Fernández de Kirchner y el ministro de Planificación, Julio De Vido, se reunieron el lunes a la noche en secreto en Casa Rosada con el director corporativo del Grupo Techint, Luis Betnaza.

En el encuentro, el gobierno nacional accedió a una serie de reclamos que el gigante siderúrgico venía haciendo sin éxito desde enero. La Presidenta se comprometió a reponerle al grupo los reintegros a la exportación, los pagos por los gasoductos que está construyendo Techint y los subsidios que estaban frenados. Fuentes oficiales se preocuparon por aclarar a Crítica de la Argentina que en el encuentro no se pronunció la palabra "Clarín". No hacía falta. En el último mes, hubo varias reuniones entre Betnaza y los asesores legales de la siderúrgica con De Vido, la ministra de Producción, Débora Giorgi, y el titular de la AFIP, Ricardo Echegaray. A eso se suma otro dato. Hace quince días, Techint compró los pliegos para presentarse a una importante obra pública que licitará el gobierno nacional: el tendido de una línea de extra alta tensión.

La reunión en Balcarce 50 es apenas el gesto más elocuente del acercamiento tras la estatización que Hugo Chávez ordenó en mayo de tres acerías que pertenecían a Techint. Contra toda evidencia, Néstor Kirchner tiene claro que no puede pelearse con todos sus contrincantes al mismo tiempo y busca aislar al holding. Clarín y Techint, socios en algunos emprendimientos, son organizaciones claves dentro de la Asociación Empresaria Argentina (AEA), la entidad que emparenta las iniciativas del kirchnerismo con el chavismo. El número uno de Techint, Paolo Rocca, y el CEO del Grupo Clarín, Héctor Magnetto, son sus vicepresidentes. Los comunicados de AEA expresan una fuerte defensa de "la libertad de mercado, la iniciativa privada y la seguridad jurídica". Tras la rescisión del contrato entre la AFA y Televisión Satelital Codificada (donde Torneos y Competencias y Clarín se reparten el capital accionario) por la transmisión de los partidos de fútbol de Primera División, la AEA emitió un comunicado en el que cuestionó la "injerencia estatal indebida en el ámbito de las empresas".

más alto nivel. Rocca está en el país. Esta semana, le transmitió a un hombre que tiene buenas relaciones con el gobierno nacional que Techint no quiere sumarse a la confrontación con el Poder Ejecutivo. Los directivos de la siderúrgica se inclinan por un escenario en el que el ex presidente se imponga en la confrontación con el holding que conduce Héctor Magnetto y pretenden tomar distancia de un enfrentamiento que parece no tener retorno. Para sostener la hipótesis, afirman que las acciones de Clarín bajaron el 35% desde que la AFA rompió el contrato de la transmisión de los partidos de fútbol.

Aunque en la siderúrgica aún persiste el malestar con los Kirchner porque "no hicieron nada" para frenar la estatización chavista, después de las elecciones algo parece haber cambiado. Mientras los Kirchner profundizaron su enfrentamiento con Clarín en torno al negocio del fútbol y al proyecto de ley de servicios de comunicación audiovisual, iniciaron un acercamiento con el Grupo Techint.

Según pudo saber Crítica de la Argentina, uno de los elementos que sembraron preocupación en el empresariado en general y en Techint en particular fueron las dos notas que aparecieron en Clarín sobre Ernesto Gutiérrez Conde, el presidente de Aeropuertos Argentina 2000, la compañía de Eduardo Eurnekian. El viernes pasado, el matutino tituló en tapa: "Vinculan con un crimen mafioso a un empresario kirchnerista". La nota se basaba en declaraciones del intendente de Quilmes, Francisco "Barba" Gutiérrez, quien reclamaba que se citara a Gutierrez Conde en la causa en la que se investiga el crimen de su hermano, un ex subcomisario de la policía bonaerense asesinado en 1994. El artículo no llevaba firma ni aclaraba que Gutiérrez Conde es la cara visible de una compañía que está disputando con Clarín el 50% de las acciones de Telecom, la llave para entrar al negocio del triple play. Cerca del directivo de AA2000 sostienen que las notas provocaron una avalancha de llamados de solidaridad hacia un empresario que hoy tiene un trato permanente y privilegiado con Néstor Kirchner, pero también suele ir de pesca con Eduardo Duhalde, es amigo de José Manuel de la Sota y mantiene incluso una óptima relación con Antonito de la Rúa.

Comentá la nota