El Gobierno insiste en que Telecom es monopolio, pero frena la competencia

Las gestiones de los K demoran las entregas de licencias para que ingresen nuevos jugadores y no permiten que los usuarios se queden con el número para cambiarse de empresa.
La presidenta Cristina Kirchner lo afirmó hace dos semanas: Telecom es una cuestión de Estado. El caso, junto a lanueva Ley de Medios, es el estandarte de la línea "antimonopólica" que los K enarbolaron en los últimos meses, tanto como blanden el "modelo productivo con inclusión social".

Sin embargo, desde 2003, el modelo K frenó todas las iniciativas para alentar la competencia en el sector de las telecomunicaciones en la Argentina.

Esas iniciativas datan de diciembre de 2000, cuando se dio por finalizada la exclusividad para operar a las herederas de Entel: Telefónica y Telecom.

Entonces, se dictó el Decreto 764, que habilitó a que quien quiera, siempre y cuando presente un plan técnico, ofrezca servicios de telefonía y acceso a Internet, entre otros servicios. La crisis de la convertibilidad detuvo a los interesados, pero luego fue la decisión gubernamental la que paralizó el ingreso de nuevos jugadores y la posibilidad de que los usuarios elijan distintas compañías o se pasen de unas a otras, advirtieron varios especialistas consultados.

Por caso, desde 2000 se consagró el derecho a que los usuarios mantengan el mismo número de teléfono cuando cambian de operador.

Esta medida, que técnicamente se llama portabilidad numérica, quedó sin ser reglamentada. Y de esta manera, cuando un usuario de una empresa móvil se quiere pasar a otra porque lo atiende mejor o tiene precios más bajos, no lo hace porque pierde el número al que lo llaman.

Esto sucede a pesar de que, en julio pasado, la Justicia le ordenó al Gobierno que la implemente. En la Secretaría de Comunicaciones afirmaron que la reglametación estaría lista antes de que terminara 2009. Un mes después de esa fecha, no hay noticias.

El ingreso de nuevos jugadores al sector se realiza mediante la obtención de licencias. La reglamentación de 2000 es lo suficientemente clara y simple para que la Secretaría de Comunicaciones las otorgue o las deniege en semanas. Actualmente hay trámites de solicitud de licencias que datan de 2004 y no tienen respuesta, se quejaron varios empresarios ante PERRFIL.

A esto se le suma que CableVisión les pidió numeración e interconexión a las autoridades, pero luego de que se las autorizaron, por la guerra entre el Gobierno y Clarín, la Secretaría de Comunicaciones dio marcha atrás con la medida.

Experto. La Justicia evalúa si la no constitución del Tribunal de Defensa de la Competencia debe invalidar los dictámenes de la Comisión de Defensa de la Competencia en casos como el de Telecom y otras fusiones o adquisiciones. —¿Qué opina? –le preguntó PERFIL al es secretario de Defensa de la Competencia, Carlos Winograd.

—Hace diez años redactamos los lineamientos y mecanismos para la constitución del Tribunal de Defensa de la Competencia. Este organismo autónomo, dotado de un carácter técnico acorde con las prácticas hoy reconocidas en las políticas antimonopolio, no ha sido constituido por ninguno de los sucesivos gobiernos. Sin embargo, argumentar que la defensa de la competencia y las políticas antimonopolio deben ser congeladas y/o revertidas en vista de este hueco institucional constituye un despropósito. Esta postura normativa puede conducir a un caos regulatorio con elevados costos económicos y sociales. Se generaría una explosiva incertidumbre contractual y una potencial litigiosidad sobre los dictámenes ya realizados. El remedio sería sin duda peor que la enfermedad.

—¿Se debe constituir el Tribunal?

—La respuesta es afirmativa. Pero hasta tanto esta cuestión institucional sea resuelta, la intervención judicial, si existiere, debe abocarse al fondo de los problemas de competencia, viabilizar los justos términos de la defensa y no complacerse con cuestiones formales.

El experto tampoco cree que estatizar la empresa sea lo correcto. "Nuevamente, el remedio será peor que la enfermedad."

Comentá la nota