EL GOBIERNO INFORMO A APICULTORES DEL INTERIOR SOBRE PRESTAMOS Y APORTES NO REINTEGRABLES PARA EL SECTOR.

Apicultores de San Salvador, General Campos, Concordia y Los Charrúas fueron informados en sendos encuentros por funcionarios de la Secretaría de la Producción de que podrán acceder a una ayuda no reintegrable de 20 pesos por colmena destinada a paliar los efectos de la sequía, entre otras medidas.
El aporte tiene como origen un préstamo inicial por 10 pesos otorgados a quienes tienen hasta 300 colmenas. Pero debido al agravamiento de las condiciones derivadas de la falta de lluvias durante 2008 e inicios de este año, el préstamo se convirtió en subsidio y se amplió el monto y el universo de los beneficiados. Así, quienes hayan ya obtenido 10 pesos por colmena podrán pedir otros 10. Y quienes nunca hayan accedido al beneficio estarán en condiciones de gestionar 20 pesos que, en ningún caso, deberán devolver.

Se pagará hasta 1.500 colmenas por productor, es decir que en algunos casos el monto que recibirán los apicultores podrá alcanzar los 30.000 pesos, siempre que estén inscriptos en el Registro Nacional de Productores Apícolas (RENAPA) al 31 de diciembre de 2008.

La representante de la cadena apícola de la Secretaría de la Producción, Noemí Altamirano, dio precisiones de estos aportes económicos e invitó a los productores a conformar el Consejo Apícola Provincial para acceder a mayores beneficios y crear un ámbito de debate sobre la problemática del sector.

“La intención es llevar a cabo reuniones en el ámbito de los municipios, juntas de gobierno, con representantes de cooperativas, de organismos como el INTA, el INTI y todas las entidades que hayan hecho experiencia en apicultura; pero por sobre todo con productores. Tenemos que llenar de productores al Consejo Apícola”, indicó.

En ese marco, explicó que el gobierno entrerriano, a través de la Secretaría de la Producción, incluyó a la apicultura como una de las cadenas productivas para recibir financiamiento del Banco Interamericano de Desarrollo (BID). Y sostuvo en ese punto que cobra importancia la participación del futuro Consejo Apícola, que deberá decidir qué destino tendrá la financiación del BID.

“Todo está orientado a que el productor reciba el resultado de su trabajo. Y para eso hay diversos proyectos”, indicó la funcionaria. Entre ellos, mencionó la iniciativa de crear una marca de denominación de origen, a modo de sello de calidad de la miel orgánica de la zona de Islas, Victoria y otros departamentos, por ejemplo.

Indicó también que Entre Ríos integra el Consejo Apícola Nacional, que “es un espacio que permite incorporar elementos y herramientas que pueden aprovechar nuestros productores”. La provincia, al ser la tercera productora argentina de miel, tiene incidencia en ese ámbito que maneja recursos técnicos y de mercado.

Por su parte, el coordinador del Programa Giser, José Elizalde, destacó la importancia de que los productores trabajen conformando grupos. En los encuentros con apícolas de San Salvador, Concordia, General Campos y Los Charrúas ejemplificó en torno a qué proyectos pueden trabajar agrupados: compra de salas comunes y terrenos, negociación de precios para la venta de la producción y la compra de insumos, entre otras cosas, además de compartir la experiencia de los problemas comunes y la búsqueda de solución con un técnico del programa Giser.

Comentá la nota