El Gobierno le impide a Edesur que distribuya sus ganancias

Lo decidió el ENRE. Iba a repartir $ 65,5 millones por primera vez desde 2001.
En medio de la polémica planteada por las estatizaciones de las empresas de Techint que llevó adelantó Hugo Chávez, el Gobierno dio ayer una nueva señal de que seguirá adelante con la política de mano dura contra las compañías privatizadas que no sigan los lineamientos oficiales.

Por medio del Ente Regulador de la Electricidad (ENRE), la administración kirchnerista decidió trabar la distribución de ganancias que estaba a punto de efectuar la empresa Edesur a sus accionistas.

La decisión de impedir el reparto de $ 65,5 millones de dividendos de la distribuidora eléctrica se encuadra en la misma línea que ha adoptado el Banco Central que desde hace varias semanas tiene demoradas las autorizaciones para que varias entidades bancarias puedan repartir sus ganancias.

El nuevo capítulo conflictivo con Edesur se disparó ayer cuando la empresa informó a la Bolsa que ante una intimación del ENRE procedía a suspender el giro de dividendos previsto para hoy.

Tras destacar que está prestando "el servicio público de distribución eléctrica en forma regular y continúa", la empresa advirtió que "no comparte los motivos esgrimidos por el presidente del ENRE" y que en las próximas horas definirá las medidas a seguir para hacer valer sus derechos.

Para frenar el desembolso de las ganancias, el titular del ente regulador, Mario de Casas sostuvo que "la concreción de la medida no puede ser adoptada en forma unilateral y debe ser previa y especificamente valorada en el marco de las obligaciones concesionales".

Según el particular criterio del ENRE, la distribución de dividendos resulta violatoria de la cláusula 7.4 de la renegociación contractual vigente y además pone en "peligro la regular y continua prestación del servicio".

La cláusula de la discordia establece que el ENRE debe "evaluar anualmente el cumplimiento general del plan de inversiones de la empresa previo a cualquier disposición de fondos para distribuir dividendos". Para expedirse sobre esta cuestión cuenta con 60 días corridos y si al termino de ese plazo no hay objeciones, las inversiones se consideran aprobadas.

Según lo que plantea el ENRE, Edesur no habría cumplido con el plan de inversiones de 2008. Desde la empresa sostienen lo contrario. Dicen que el último informe trimestral de las obras de 2008 fue presentado el 23 de febrero de este año y el Ente no emitió ninguna observación en los 60 días que tuvo para analizar el cumplimiento de las inversiones. De acuerdo con los números de la empresa, las inversiones en el 2008 ascendieron a $ 400 millones.

Más allá de los argumentos que aparecen en la nota del ENRE, fuentes del ministerio de Planificación indicaron las razones del castigo a Edesur estarían en las últimas acciones que adoptó la empresa. En principio, la distribuidora -que ahora controla la empresa italiana ENEL- no habría cumplido el acuerdo no escrito que viene del año pasado y por el cual las empresas eléctricas no podrían distribuir ganancias hasta que no mejore la situación del sector eléctrico.

Otro punto conflictivo -para la óptica del Gobierno- sería la reciente restructuración operativa de la empresa que implicó la suspensión de casi 240 contratados.Desde el año 2001 hasta ahora, ninguna privatizada del sector eléctrico pudo repartir utilidades. La distribución de dividendos de Edesur iba camino a ser la primera de una empresa eléctrica en los últimos 8 años.

A diferencia de la postura adoptada con Edesur, el Gobierno no ha puesto ningún reparo al pago de ganancias de la gasíferas privadas. En lo que va del año, ya repartieron dividendos Camuzzi Gas Pampeana (62 millones de pesos), TGS ( $ 30 millones), Gas Cuyana ($ 8,5 millones) y Gas Natural BAN ($ 6 millones).

Comentá la nota