El Gobierno, con la idea fija en la interna

Las internas abiertas para designar candidatos a presidente es el único punto de fondo en el que hay acuerdo con la oposición. El ministro del Interior, Florencio Randazzo, reúne a los funcionarios que trabajan en los textos para que Cristina defina.
Cristina Fernández de Kirchner tendrá mañana mismo en su escritorio el documento sobre reforma política que, en teoría, surgió de las reuniones de diálogo político. El ministro del Interior, Florencio Randazzo, y otros cuatro funcionarios ya les informaron a los sectores de la oposición que la primera etapa incluiría las internas abiertas simultáneas, una nueva regulación estatal para el financiamiento de las campañas, un endurecimiento de las normas que apunta a disminuir la cantidad de partidos políticos y la modernización del Código Electoral. En el Gobierno pronostican que esas ideas llegarán pronto, en forma de proyectos de ley, al Congreso. Y un sector de la oposición sospecha que lo único que le interesa a la Casa Rosada es volver a instalar el sistema de internas abiertas.

Hoy por la mañana, el ministro del Interior, Florencio Randazzo, los secretarios Luis Di Rocco, Juan Manuel Abal Medina, Norberto García y el director electoral Alejandro Tullio afinarán los detalles del paper que recibirá la Presidenta. La intención es apurar el paso. "Si la Presidenta lo viene anunciando, es porque la elaboración de los proyectos de ley se hará de forma rápida", admitió ayer un funcionario del Gobierno.

El Ejecutivo promueve la jugada como de "amplio consenso". Pero, no obstante, saben que entre los cuatro puntos centrales hay dos que ya generaron asperezas. Y se presume que promoverán más discusión aun entre los grupos que no asistieron al debate, entre ellos la Coalición Cívica, de Elisa Carrió. Tanto en el financiamiento de los partidos como en las internas abiertas, hay opiniones divididas.

"Fuimos a una reunión en la que nos dieron un resumen de trabajo. Me dio la sensación de que lo que más le importa al Gobierno es la regulación de las internas. El peronismo está tan dividido que busca una manera de conseguir un candidato único. Yo veo que no están pensando en una solución para el conjunto del sistema de partidos políticos", le dijo a Crítica de la Argentina Marcelo Godoy, quien participó de la reunión final del diálogo la semana pasada, en representación del PRO.

La síntesis entregada a la oposición da cuenta, además, de que hay dos posibilidades para las internas –que serían sólo para elegir el candidato a presidente–. Una es que se hagan el mismo día, en todo el país, en todos los partidos. La otra es que se hagan por provincias o regiones, como propuso Adolfo Rodríguez Saá. La primera imita el modelo uruguayo y la segunda, el de los Estados Unidos.

En el radicalismo estudiarán el tema el próximo miércoles, en la reunión de mesa del partido. Pero el informe preliminar hace una objeción respecto de los cuestionamientos constitucionales que tiene el sistema uruguayo –que también aplica la provincia de Santa Fe– y entrecomilla la palabra "consenso" que repiten los funcionarios del gobierno. "El ‘consenso’ surgiría de la comparación de los diversos proyectos presentados en el Congreso por distintos legisladores, lo que evidentemente no quiere decir que reflejen realmente lo que sus respectivos partidos piensan orgánicamente sobre cada uno de los temas", señala el primer análisis que ya tienen las autoridades de la UCR.

Respecto del otro tema espinoso, el financiamiento, el Gobierno propone terminar con los aportes privados para las campañas electorales. La idea es que sea el Estado el que compre y distribuya, de manera equitativa y basado en el criterio de la igualdad de oportunidades, los espacios para la publicidad de los candidatos. El cincuenta por ciento de los fondos sería igual para todos los partidos y el otro cincuenta se definiría de acuerdo con los votos recibidos en la elección anterior.

En uno de los dos temas en que, se supone, hay acuerdo es en las reformas que precisa el Código Electoral: establecer un mínimo de electores por mesa y volver electrónicos los registros que hoy se llevan en fichas, para tener un padrón actualizado (algo que también facilitaría la implementación del voto electrónico), entre otros puntos.

El otro objetivo buscado es bajar la cantidad de partidos políticos –hay 686 partidos, entre los cuales 33 son nacionales–. Las principales medidas serían exigir un umbral de representación no inferior al cuatro por ciento de afiliados y cumplir el régimen de caducidad existente.

Carlos Raimundi, del SI, también participó de la última reunión del diálogo: "En el financiamiento, el problema que tenemos es que el Frente para la Victoria es uno de los beneficiarios del financiamiento ilegal. Las internas abiertas sólo favorecen al justicialismo y al radicalismo. Y me parece que la primera acción de una reforma política debería ser sobre políticas sociales que terminen con las prácticas clientelares", estimó el diputado.

Comentá la nota