Gobierno de Honduras aceptó misión de la OEA

El Gobierno de Micheletti dio un visto bueno para que una comitiva visita ese país. Sin embargo, aplazó su llegada, prevista para hoy. La organización quiere explicar el Acuerdo de San José. Hoy habrá marchas y continuarán las huelgas
El presidente de facto de Honduras, Roberto Micheletti, aceptó la visita de una misión de la OEA, pero aplazó su llegada, que hubiera coincidido hoy con el ingreso a Tegucigalpa de una multitudinaria marcha contra el golpe de Estado, mientras el partido socialdemócrata se sumó al reclamo de la restitución de Manuel Zelaya en la presidencia.

El canciller de Costa Rica, Bruno Stagno, confirmó que se logró "consensuar" con el gobierno de facto de Honduras, sin cambio de integrantes, una misión de cancilleres de la Organización de Estados Americanos (OEA) que viajará a Tegucigalpa, pero en una fecha posterior a hoy.

Stagno dijo que ahora se esperaba que la OEA fijara la nueva fecha para el viaje, para explicar "con amplitud" el alcance del acuerdo de San José, elaborado por el presidente costarricense y mediador, Oscar Arias.

En tanto, el Frente Nacional contra el Golpe de Estado acordó intensificar la resistencia pacífica en las calles, cuando se acercaban a la capital y a San Pedro Sula, la segunda ciudad en importancia de Honduras, miles de manifestantes en dos marchas antigolpistas que partieron el miércoles pasado desde varios puntos del interior del país.

Mientras tanto, los docentes ratificaron que esta semana continuará el paro general para lograr la restitución de Zelaya en la presidencia y lo mismo dispusieron las tres centrales sindicales que ratificaron la huelga en el sector público y la ocupación de numerosas dependencias gubernamentales.

El domingo se sumó a las protestas antigolpistas la Asociación Nacional de Medianas y Pequeñas Empresas, organización que expresó su condena a la asonada y la solidaridad con la resistencia popular por la restitución del orden constitucional. En tanto, el Partido de Innovación y Unidad Socialdemócrata de Honduras (PINU-SD) confirmó su rechazo al golpe y la demanda de restitución de Zelaya.

También las bases del Partido Liberal, uno de los dos tradicionales del país, al que pertenecen tanto Zelaya como Micheletti, se rebelaron contra la cúpula que respalda la asonada y en una asamblea nacional exigieron la expulsión de los golpistas, "entre ellos el candidato presidencial, Elvin Santos", ex vicepresidente del mandatario depuesto.

Además, cientos de campesinos, obreros, maestros y estudiantes de los departamentos de Colón, Atlántica y Yoro, reiniciaron ayer la Marcha Nacional de Resistencia Popular hacia San Pedro Sula. Los organizadores dijeron que los caminantes, a quienes acompañaba la esposa de Zelaya, Xiomara Castro, llegarán hoy a la ciudad de Zorzales con el objetivo "primordial de exigir la restitución del orden constitucional", para lo cual se proponen "sitiar a Sula y Tegucigalpa".

Comentá la nota