Gobierno y gremios estatales hoy vuelven a verse las caras

La recomposición salarial que exige la dirigencia se instaló en la Cámara de Diputados. Se busca acercar posiciones.
El Frente de Gremios Estatales (FGE) aguarda con expectativa el encuentro que mantendrá hoy con funcionarios del Ejecutivo Provincial. Una vez más los dirigentes gremiales insistirán con su pedido de recomposición salarial, mientras que es una verdadera incógnita la contraoferta que pondrán sobre la mesa los interlocutores del Gobierno.

Haciendo un análisis rápido de las últimas declaraciones del gobernador Walter Barrionuevo, es poco probable que la dirigencia se retire conforme del encuentro, ya que la contención del gasto público anunciada el viernes aparece como una medida extrema para pagar a duras penas los sueldos de agosto.

Dirigentes del FGE y representantes del Ejecutivo volverán a verse las caras en un terreno neutral como lo es la Legislatura de la Provincia, caja natural de resonancia de todas las problemáticas ciudadanas.

El encuentro se desarrollará en horas de la tarde, a las 17 como todas las reuniones anteriores, y contará con la presencia de funcionarios del Ministerio de Hacienda y del presidente del bloque de diputados del PJ, Rubén Rivarola, quien desde principios de año viene oficiando de mediador entre el Gobierno y la dirigencia estatal.

Es poco probable que surjan mayores novedades y que los dirigentes escuchen lo que desean escuchar desde hace ya un par de meses atrás. Menos ahora. La situación financiera de la Provincia es grave, según lo definió el propio mandatario jujeño.

Es que Barrionuevo anunció un recorte de gastos -aunque utilizando el eufemismo de la "contención"- para poder reunir las partidas necesarias para afrontar el pago de los sueldos correspondientes al mes de agosto.

El Gobierno dejará de alquilar inmuebles, reducirá al mínimo los gastos de telefonía y suspenderá el inicio de las obras públicas con fondos provinciales, entre otros ítems que se incluirán en el recorte, algo que, en una lectura entrelíneas, lo termina diciendo todo.

Así las cosas, se vislumbra un nuevo quiebre en las relaciones entre el Ejecutivo y el FGE. Pero lo más preocupante pasa por saber cómo se irá desenvolviendo el Estado jujeño en los próximos meses.

Hay que recordar que el cronograma de pagos del sueldo de julio fue el más extendido en lo que va del año, iniciándose después del día 10 y concluyendo a mediados del mes. Ahora el mandatario provincial advirtió, en otras palabras, que Jujuy no tiene la posibilidad financiera de reunir los recursos para afrontar sus obligaciones salariales si no es extremando las medidas y determinando un recorte del gasto público.

Mientras el anuncio del gobernador se expandía vertiginosamente por toda la geografía provincia, algunos referentes del Frente Estatal y la Multisectorial -que agrupa a otros gremios del escalafón general- salieron a decir por lo bajo que la advertencia del Gobierno sobre la delicada situación financiera no era otra cosa que una maniobra para descomprimir el conflicto salarial y justificar la negativa del Gobierno a atender la demanda del sector.

Comentá la nota