Gobierno y gremios estatales se reúnen en la Secretaría de Trabajo con distintas intenciones

La Provincia pidió la intervención de la cartera laboral para que "interprete" el acta-acuerdo firmada en febrero de 2009. Los sindicatos aseguran que si no hay una propuesta salarial, se levantarán de la negociación y seguirán con los paros.
Tanto el Sindicato de Empleados Públicos (SEP), la Unión de Educadores de la Provincia de Córdoba (UEPC), y la Asociación de Trabajadores de la Salud (Atsa) admitieron que concurrirán hoy a la audiencia convocada por la Secretaría de Trabajo para discutir aumentos salariales y condicionaron la continuidad de las negociaciones a la voluntad de la Provincia de sentarse a discutir sueldos.

Desde ya, y según declaraciones de José Pihen del SEP, y Juan Monserrat de UEPC, la reunión de hoy aparece condicionada a que sea el comienzo de un diálogo que concluya indefectiblemente en la Mesa de Salario; mientras que la intención del gobierno es lograr que la cartera laboral "interprete" el acuerdo firmado en febrero de 2008, para ver si la actual situación de la economía amerita volver a discutir un nuevo aumento.

Las expectativas con las que el gobierno y gremios concurrirán hoy a la Secretaría de Trabajo parecen diametralmente opuestas, ya que mientras desde la Casa de las Tejas se pretende que las protestas estatales bajen su virulencia y se amolden a la circunstancia que la Provincia no dispone de fondos para dar incrementos; los gremios de trabajadores provinciales buscarán hoy doblarle el brazo a la voluntad de las autoridades de Córdoba.

"Si esto no se arregla ahora, quedan pocas expectativas que las clases en 2010 empiecen con conflictividad", fueron palabras más o menos lo que dijo Monserrat, consciente posiblemente que de seguir tensando la situación el gobierno recurrirá a la conciliación obligatoria, lo que desmovilizará las protetas sobre el final del ciclo lectivo 2009.

Pihen también se mostró dispuesto a seguir dialogando, siempre y cuando "esta reunión se convierta en el puntapié para discutir salario, caso contrario seguiremos adelante con el plan de lucha aprobado por la asamblea", que prevé un nuevo paro de 24 horas para la próxima semana y que coincidiría con el de 48 horas que ya declararon los docentes para los días 15 y 16.

De acuerdo a la convocatoria realizada por la cartera laboral, la UEPC deberá concurrir a las 10, y el SEP y Atsa a las 15, luego de que ayer provocara una caótica movilización por calles del centro de la ciudad, convirtiendo al "casco chico" de esta ciudad en un laberinto agotador y con las obvias molestias a los automovilistas y transeúntes.

La columna del SEP partió de Maipú, y desde allí por avenida Olmos se dirigió hasta la General Paz. En el trayecto fue engrosándose con los cuerpos orgánicos de la UEPC y del Sindicato Argentino de Docentes Privados (Sadop), mientras que también protestaron los empleados legislativos y los cuerpos orgánicos de la Unión de Personal Superior (UPS).

Las medidas en el SEP seguirán hoy con asambleas de cuatro horas, luego de que de la marcha participaran unos 1.500 agentes públicos.

"Vamos a ir con responsabilidad, con la buena fe, con la humildad de siempre, con la claridad de siempre; pero si esa reunión es para estirar el tiempo, se han equivocado", sostuvo Pihen al hablar al cierre del acto, y añadió que "si el planteo de mañana (por hoy) es interpretar el acta firmada (a principios de 2009) nosotros nos vamos a levantar y retirar".

La marcha confluyó en Vélez Sársfield y bulevar San Juan, aunque también hubo manifestaciones en el interior provincial, y al hablar el titular de UEPC, Monserrat, expresó que "(Juan) Shciaretti deberá ir archivando el proyecto de declaración de la ley de emergencia porque no le permitiremos emitir bonos".

Salud resentida

La medida de fuerza del SEP afectó principalmente la atención en el Polo Sanitario, el que nuclea a los hospitales de Niños, San Roque y Rawson, debido al paro que se realizó en la jornada por 24 horas. Una delegada sindical aseguró que se cumplen con las guardias mínimas, pero el malestar era evidente en los enfermos que concurrieron ayer y no fueron atendidos.

Comentá la nota