El Gobierno fustigó el acuerdo Carrió-Morales y lo comparó con la Alianza

"Es una reedición de lo que provocó la crisis de 2001", embistió Randazzo; además, calificó a la líder de la CC de "denunciante crónica"; la dirigente pidió hoy que se investigue a Kirchner como jefe de una presunta asociación ilícita
El Gobierno no tardó en reaccionar al acuerdo que Elisa Carrió y Gerardo Morales sellaron ayer para enfrentar al kirchnerismo en las elecciones legislativas del año próximo con vistas a "ser gobierno" en 2011 junto con el socialismo.

Lo hizo a través del ministro del Interior, Florencio Randazzo, devenido uno de los principales voceros de la Casa Rosada desde que Alberto Fernández abandonó el Gobierno y dejó vacante ese lugar.

Como era de esperar, el titular de la cartera política no ahorró en críticas y advertencias por la conformación del frente opositor que se cristalizó ayer y lo hizo poco después de que Carrió denunciara penalmente a Néstor Kirchner como jefe de una supuesta asociación ilícita para manejar discrecionalmente los fondos que manejará el Estado si se aprueba la estatización de las AFJP.

"No voy a hacer una reflexión demasiado novedosa y original al respecto. Me parece que esto es una reedición de la Alianza que llevó al país a la situación que se vivió en 2001 que es por todos conocida", arremetió Randazzo desde la quinta de Olivos, donde participó del lanzamiento del programa Petróleo Plus que encabezó Cristina Kirchner.

El ministro fue particularmente duro con Carrió: "Es bueno que un partido centenario, respetable como la UCR, genere un marco de contención a Carrió, la contenga en términos institucionales y racionales, la democratice un poco. Todos sabemos ella es una denunciante profesional, una denunciante crónica", disparó.

Luego, en línea con el discurso, de la Presidenta, que hoy mismo cuestionó a la oposición por vincular el proyecto de reestatización previsional con la supuesta necesidad oficial de "hacer caja", Randazzo añadió: "Pretendemos una oposición seria, inteligente, en la que cada uno exprese con claridad los intereses que defiende, que sea coherente con sus propias convicciones y que no descalifique al Gobierno con mentiras. Que tenga identidad. Una oposición fuerte le hace bien al país", se explayó.

En este punto, dijo estar "preocupado" por las "contradicciones" que le atribuyó al flamante frente opositor, en particular, frente a la estatización de las AFJP. "Me preocupan las contradicciones profundas de esta alianza. Lo digo porque la UCR históricamente defendió al Estado como articulador de la política previsional y la La Coalición Cívica tiene en su plataforma electoral la eliminación de las AFJP y hoy ambas fuerzas se oponen al proyecto".

El ministro volvió a arremeter contra Carrió, a quien también tildó de "contradictoria". "Hace menos de un mes, Carrió dijo que con la UCR no se puede construir futuro porque son la vieja política y asociaba a [Raúl] Alfonsín con [Eduardo] Duhalde. También llegó a decir que Alfonsín era funcional a la derecha y había conspirado para la caída de [Fernando] de la Rúa. Son cosas muy graves para hacer borrón y cuenta nueva", lanzó.

Randazzo reservó una dura estocada para el final. "Quiero expresar con claridad que es extraordinario para la democracia, para la pluralidad de ideas, que se produzcan acuerdos, pero es nefasto si se reeditan viejas alianzas".

Comentá la nota