El Gobierno forzó un acuerdo y puso fin al conflicto petrolero en Santa Cruz

Tras 19 días de huelga bajo creciente tensión y pérdidas millonarias para las empresas y las arcas fiscales de Santa Cruz, el Gobierno nacional decidió ayer poner punto final al conflicto que paralizó la actividad petrolera en la provincia del matrimonio Kirchner y forzó un entendimiento entre las partes, que fijó la garantía del pago de los salarios caídos durante las medidas de fuerza e impuso una multa al gremio por el incumplimiento de la conciliación obligatoria.
Apenas unas horas después de la resolución dictada por el Ministerio de Trabajo, los trabajadores petroleros anunciaron el levantamiento del paro y los piquetes que mantenían sobre las rutas y los accesos a los yacimientos de la provincia y festejaron el fin del conflicto con cantos y la quema de los telegramas enviados en los últimos días por las compañías.

El festejo de los petroleros, que incluyó el agradecimiento especial del jefe del sindicato local, Héctor Segovia, a la intervención del ministro de Planificación, Julio de Vido, para destrabar la negociación, contrastó con la posición que esgrimieron voceros de las empresas del sector, que aseguraron que fueron "obligadas" a aceptar la resolución del Ejecutivo nacional. "El Ministerio emitió una resolución por la que se ordenó el pago total de los días de paro, pero acá no hubo ningún acuerdo", dijeron fuentes de una de las operadoras, que definieron que se trató del mismo esquema por el que la cartera laboral fijó semanas atrás un aumento salarial de 20% para los petroleros, ante la imposibilidad de un acuerdo entre el gremio y las empresas. "Evidentemente esto no cayó bien, demuestra que no existe una política de premios y castigos", agregó uno de los voceros.

El argumento empresario fue desestimado por fuentes de la cartera laboral, que aseguraron que la resolución fue "aceptada y consentida" por todas las partes involucradas en el conflicto. "Este es un viejo juego que utilizan algunos sectores, pero no se obligó a nadie a firmar lo que no quería", explicaron.

La resolución de Trabajo dispuso que las petroleras Repsol YPF, Oxy, Petrobrás y Pan American deben pagar a su personal el 100% de los salarios caídos por efecto de los 19 días de paro. En tanto, le impuso al gremio liderado por Segovia una sanción de $ 350 mil por no acatar la conciliación obligatoria que había dispuesto la semana pasada y forzó al sindicalista a firmar un compromiso de garantizar guardias mínimas de producción y la continuidad operativa de los yacimientos ante una eventual nueva medida de fuerza.

Segovia destacó que la figura de De Vido fue clave para destrabar las negociaciones. "Cada vez que el ministro interviene da una tranquilidad", sostuvo.

El fin del conflicto también garantiza cierta calma la administración de Daniel Peralta, que enfrenta una complicada situación fiscal y que por efecto de del paro soportó pérdidas por regalías no cobradas por más de $ 15 millones, Esa situación desató fuertes rumores sobre la posible renuncia del gobernador, que fueron desmentidos en las últimas horas

Comentá la nota