El Gobierno financiará exportaciones a tasa blanda con dinero de la ANSeS

El sistema arrancaría a fines de este mes. Serán préstamos en dólares, a mediano plazo y baja tasa. Intentan revertir la caída en el superávit comercial
El Gobierno prepara una movida que podría causar impacto en el mundo exportador y en cierta forma materializa la idea de Néstor Kirchner de tener su propio Banco de Desarrollo. En los próximos días la ANSeS anunciará que extenderá sus licitaciones de fondos públicos a nuevas líneas, en particular créditos para prefinanciar exportaciones.

Serán préstamos a tasa blanda, en dólares y a mediano y largo plazo. Toda una jugada destinada a sostener el superávit comercial, que muestra signos evidentes de agotamiento. Si hasta el propio Banco Central –que por estas horas está diseñando el nuevo mecanismo junto a los técnicos de la ANSeS– admitió en el Programa Monetario 2009 que el excedente externo para este año rondará los u$s 6.000 millones, la mitad que en 2008.

La movida oficial también apunta a contener los ánimos en el sector agropecuario, donde en los últimos días viene creciendo el malestar con el Gobierno y se habla cada vez más de la vuelta de las manifestaciones, cortes de ruta y paros.

La intención es tener listo el nuevo mecanismo a más tardar para fines de este mes. Se licitarán los fondos (en dólares) para que los bancos públicos y privados compitan en una subasta abierta para prestar a los exportadores, a la tasa más competitiva. La principal traba que por estas horas intentan zanjar los funcionarios de la ANSeS y el BCRA pasa por definir concretamente de dónde saldrán los dólares para hacer rodar la operación.

La idea es que una parte de estos fondos provengan de los activos dolarizados que tiene el ahora superente previsional, tanto aquí como en el exterior. La ANSeS tiene hoy disponibles unos u$s 600 millones, que son los fondos que originalmente las AFJP tenían invertidos en activos brasileños, y que por norma, las administradoras privadas debieron ir repatriando a lo largo de 2008.

Aunque también existe la posibilidad de diseñar un circuito a través del cual el organismo que lidera Amado Boudou, con la abultada liquidez en pesos que tiene, compre dólares al Central para luego ofertarlos entre los bancos del sistema financiero.

La primera licitación, sin embargo, sería por un monto no mayor a u$s 100 millones. De acuerdo con la normativa del Banco Central, las entidades financieras pueden utilizar los dólares que capten del mercado sólo para financiar a aquellos actores que tengan ingresos en moneda extranjera, en otras palabras, a exportadores.

Hoy los bancos tienen un excedente de dólares que no están prestando. Poseen depósitos en moneda extranjera por más de u$s 9.500 millones, mientras que los créditos en esta moneda no llegan a u$s 6.000 millones. Sin embargo, en el sistema esgrimen que, a diferencia de lo que sucedería con los fondos de la ANSeS, gran parte de las colocaciones que reciben no alcanza los 60 días de plazo. A raíz de ello, deben asumir un descalce de plazos largo, dado que los créditos que requieren los exportadores les exigen estirarse por lo menos hasta 6 meses.

En el Central están evaluando alternativas para que los bancos no sólo se animen a prestar los dólares que reciben del sector privado, sino también para evitar que el mismo argumento los justifique más adelante de no prestar los fondos que ofrezca la ANSeS.

Para el Gobierno es clave estimular las exportaciones a fin de sostener el superávit comercial de 2009, la usina de dólares para luego repagar la deuda. Sucede que a partir de la crisis internacional la mayoría de los países adoptó estrategias más proteccionistas, a fin de privilegiar el mercado interno. Y a ello se le sumó desde mediados de 2008 la estrepitosa caída en los commodities agropecuarios.

Comentá la nota