El Gobierno no financiará un aumento para los maestros

El Gobierno no financiará un aumento para los maestros
Tedesco dijo que los distritos porteño y bonaerense tienen recursos
"Las herramientas del Ministerio de Educación para auxiliar a las provincias son precisas y definidas. Este año destinamos $ 2300 millones al pago de salarios, con el fondo de incentivo docente y el programa de compensación salarial. Son los instrumentos que tenemos. No hay otros."

Minucioso en los números y con firmeza, el ministro de Educación, Juan Carlos Tedesco, aseguró que el gobierno nacional no enviará recursos a los gobiernos porteño y bonaerense para solucionar los conflictos docentes, que han alterado el comienzo de las clases.

"La Capital Federal y la provincia de Buenos Aires tienen los recursos para atender la negociación con los docentes. Existen tanto los recursos financieros como los políticos", afirmó, en una entrevista con LA NACION.

Dos clics en su computadora le bastaron para dar cifras. "La provincia de Buenos Aires recibe $ 650 millones para el pago de los salarios docentes, y al gobierno de Mauricio Macri le asignamos $ 135 millones, a través del Fondo de Incentivo Docente", enumeró, al aclarar que a ello se suman las inversiones en infraestructura, becas, equipamiento y libros, entre otros programas.

Satisfecho por los recientes acuerdos que pusieron fin a los conflictos en San Juan, Jujuy y Córdoba, confía en que en las próximas horas se logren los acuerdos en las dos Buenos Aires (Capital y provincia). No pierde de vista, sin embargo, los 23 días de clases que hasta ayer se perdieron en las escuelas de Río Negro.

-¿Le transmitió alguna preocupación la Presidenta por los conflictos docentes?

-La Presidenta sigue muy de cerca el tema, con preocupación. Estamos trabajando y hacemos lo posible para que estos conflictos se resuelvan. El acuerdo de Jujuy, por ejemplo, se cerró aquí, en mi despacho.

-¿Es viable un acuerdo en el distrito porteño y en el bonaerense?

-En ambos casos los recursos financieros y técnicos existen. Los mecanismos están establecidos. En ambos casos se discute a través de las negociaciones paritarias.

-¿Río Negro también cuenta con recursos?

-El caso es más complejo. El conflicto en Río Negro tiene una historia más larga. El camino para la solución es el diálogo. La voluntad para resolver el conflicto existe.

-¿Se puede ampliar la lista de provincias que reciben fondos de compensación salarial? Río Negro pidió ser incluida.

-Este año no. El fondo de compensación está dirigido a las provincias más pobres del país. Río Negro recibe $ 40 millones del gobierno nacional para pagar salarios por el incentivo docente y allí los sueldos están por encima del piso mínimo de $ 1490.

-¿Hay que aplicar descuentos a los docentes que paran?

-Es una decisión de cada jurisdicción. Legalmente es legítimo. El derecho de huelga también lo es, pero no necesariamente la huelga tiene que ser pagada.

-Al margen de la legitimidad, ¿hay que estimar otras variables?

-Nosotros somos muy respetuosos de las decisiones de los gobiernos, porque ellos tienen la responsabilidad. Y tienen que tener la autoridad para tomar las decisiones que consideren más convenientes.

-¿El Ministerio de Educación tiene herramientas para actuar?

-Las facultades son el Fondo de Incentivo Docente y el Fondo de Compensación Salarial. No se justifica tomar medidas frente a situaciones muy heterogéneas. Hay provincias que no pasan por ningún conflicto. Otras empezaron las clases con problemas y ya se normalizaron.

-¿Hay intencionalidades políticas en los reclamos? Es sugestivo el respaldo de Hugo Moyano a Scioli cuando los gremios de la Ctera responden a la CTA.

-Habrá que preguntárselo a cada uno de ellos. Tenemos conflictos en muchos lugares, independientemente de los colores políticos de gobernadores y dirigentes sindicales.

-¿El conflicto salarial es el principal problema educativo?

-Es un problema importante y las demandas son legítimas. Pero no debemos encerrarnos en una temática que nos empobrece. Hay que ampliar la agenda educativa y no concentrar la discusión exclusivamente en el tema salarial. Hay otros temas importantes, como las nuevas tecnologías, la mejora en los aprendizajes, la formación docente. Tenemos que mirar al futuro. Pareciera que si se resolviera el problema salarial solucionaríamos todo el problema educativo. Y no es así.

Comentá la nota