El Gobierno fija en 15% el tope para la negociación salarial

Lo dijo el secretario de Seguridad Social. Las empresas darían un porcentaje similar.
Como suele pasar con el rostro de la azafata del avión en problemas, las caras de los gerentes de recursos humanos de las principales empresas de la Argentina, ayer, lo decían todo.

En el seminario que organizó la consultora Mercer en el hotel Four Season, al que asistieron 290 ejecutivos, la conversación giró en torno a cómo estaban navegando la crisis. De aquella expresión satisfecha y tranquila del año pasado, cuando el tema pasaba por la negociación con los gremios, ahora se les nota ansiedad y angustia en empresas que se están hamacando. Muchas adoptaron planes de retiro voluntario y despidieron personal contratado. Pero, a diferencia de otras épocas, dejan como último recurso un ajuste generalizado del plantel.

En ese seminario la sorpresa la dio Walter Arrighi, secretario de Seguridad Social. Confesó que para el Gobierno, el techo de suba salarial debe ser 15% este año. La cifra, dista del 23% promedio de 2008, según la encuesta anual de Mercer o del 25,2%, de acuerdo con el INDEC. De alguna manera, Arrighi tomó distancia con los aumentos que acordaron gremios como empacadores de fruta o encargados de edificios que cerraron trato con el 25% de suba.

La proyección de Arrighi coincidió con el porcentaje que imaginan las propias empresas. Mercer difundió un sondeo entre las firmas de tamaño medio y los aumentos previstos para este año arrancan en 12% en el caso del campo y la construcción, 15% en el automotriz, sectores de consumo masivo y los vinculados al entretenimiento. Y aquellos rubros, que lideraron las alzas salariales de 2008, como el petróleo, esta vez moverían 13,8% los salarios.

El dato curioso es que, pese a la crisis que casi todas las empresas ya sienten o prevén en el corto plazo, un 78% de los encuestados ( 334 firmas líderes) piensa dar aumento de sueldo. Eso sí, repartido en dos o tres veces a lo largo del año. Cuando se les preguntó sobre los planteles, estas fueron las respuestas:

El 43% admite haber despedido personal. La decisión abarcó en promedio al 4,9% de la nómina.

En aquellas compañías con personal temporario, el 28% de las empresas anuló los contratos. En promedio afectaron al 33% del personal contratado.

Entre tanto, las empresas están afilando costos por todos lados. Algunas, aunque consideran que se trata de un derecho adquirido, planean reducir el presupuesto de cobertura médica. La alternativa, que analiza un 20% de firmas de primera línea, consiste en cofinanciar la cuota con los empleados.

Durante las exposiciones y en la intimidad de las charlas de mesa, los gerentes de recursos humanos diferenciaban claramente la política de las multinacionales de la que hoy aplican las firmas de capital nacional. Y en lo que ya parece el mundo del revés, los que se desempeñan en las multis se sienten más inseguros y temen resoluciones más drásticas, en paralelo con la situación que viven las casas matrices. En las empresas domésticas, en cambio, hay una sensación de deja vu con esta crisis.

Por las dudas, Javier Tabakman, director de Mercer, dio consejos a los que se ocupan de los recursos humanos: "manéjense con prudencia, den contención y no pierdan la visión de futuro, conserven a los mejores, porque la crisis, en algún momento, se va a terminar".

Comentá la nota