El Gobierno faltó a la cita y se agudiza el conflicto con ATE

Luego de los hechos de violencia, se había acordado una reunión para mediar.El gremio hará el lunes asambleas en los hospitales para decidir cómo seguir.
Los gremialistas de ATE llegaron puntuales. Pero las persianas de la Subsecretaría de Trabajo estaban bajas y no apareció ningún funcionario del Poder Ejecutivo para negociar un acuerdo.

Luego de los hechos de violencia ocurridos el jueves en Casa de Gobierno, se había acordado una reunión para buscar una solución entre el Ejecutivo y ATE. La cita era ayer a las seis de la tarde en la Subsecretaria de Trabajo, pero el Gobierno no envió a sus representantes y, en cambio, presentó una nota en la que repite la propuesta del jueves.

La intención oficial ahora es dejar en manos de la Justicia laboral y penal tanto las denuncias de incumplimiento del acuerdo paritario como la que hizo por la golpiza a funcionarios. En la nota presentada ayer, se repiten las propuestas que generaron el conflicto, aunque se deja abierta una puerta para "sugerencias".Pero además, el Gobierno pide que ATE cambie los miembros paritarios, para apartar a los que tuvieron que ver con los enfrentamientos.

Según los dirigentes de ATE, la decisión tensa más las relaciones.Por eso el lunes se realizarán asambleas en los hospitales y otros organismos del estado.El martes ese sector se plegará a la marcha convocada para rechazar la minería.

"Esto es para que vean cómo son los que dicen ser los cultores del diálogo.Ahora saben quiénes son los violentos. ¿Dónde está el piloto de esta tormenta?", ironizó Raquel Blas ayer en la puerta de la Subsecretaría . El gremio responderá por escrito la propuesta oficial y allí pedirán que se fije una nueva fecha de reunión.

En la Justicia mientras tanto se terminaron de formalizar las denuncias por los hechos de violencia.Ayer por la mañana los funcionarios siguieron aportando pruebas que se sumaron a los videos, las fotos y los testimonios recogidos por la fiscal Claudia Ríos el jueves. Por ahora la causa está secreta, por lo que la funcionaria judicial se limitó a decir que "se realizaron las actuaciones correspondientes" dentro de la investigación.

El conflicto se generó porque este mes el Gobierno debía cumplir una serie de ítems acordados a principio de año en paritarias.Ese acuerdo incluía, entre otras cosas, el blanqueo de los aumentos salariales. El gremio denuncia que no se cumplió con lo acordado y el Ejecutivo presentó una propuesta provisoria.

Jueves negro

Lo que pasó el jueves dejó huellas en el Gobierno. Antes de que se concretara la reunión hubo intentos de acuerdo extraoficiales en los que intervinieron varios ministros, pero con posturas distintas.Mientras Carlos Ciurca (designado como ministro de Desarrollo Humano) buscaba acercamientos, otros buscaban romper del todo con el gremio. Incluso desde ambos bandos se había anticipado que si la reunión se concretaba, podría haber incidentes. La reunión se hizo y hubo violencia.

Luego de la intervención de la Justicia, las negociaciones se concentraron en cómo lograr el desalojo del quinto piso. En el despacho de Alejandro Cazabán reinaba la postura de "desalojarlo por la fuerza" si era necesario. Según aseguran, la mediación de la fiscal Claudia Ríos, que tiene buena relación conCiurca, ayudó a menguar esa posibilidad. Finalmente fue el propio Ciurca quien volvió a mediar. En ese momento, ya sabía que sería la última acción como ministro de Seguridad.

La próxima semana no será tranquila.Los conflictos empiezan el lunes cuando el Gobierno debe reunirse con los empleados de troles, aunque aún no está claro si irán o utilizarán la misma metodología de ayer. Es decir: comunicar su propuesta por escrito.

Comentá la nota