El Gobierno extendió la conciliación obligatoria por el conflicto laboral en Siderar

El Gobierno extendió por otros diez días la conciliación obligatoria para impedir 1.200 despidos en la siderúrgica Siderar, del Grupo Techint, y lanzó una advertencia política a la compañía para que reanude las obras de ampliación de la planta de San Nicolás que había comprometido.
En este sentido, el ministro Carlos Tomada envió un claro mensaje a Techint al advertirle que "debe revisar" la "drástica decisión" de paralizar la obra a la que le faltaban cinco meses y sólo un tercio de la inversión comprometida.

Según indicaron fuentes del Ministerio a Noticias Argentinas, la ampliación de la conciliación obligatoria fue decidida por Tomada esta tarde, tras un nuevo fracaso en las negociaciones con empleados y representantes de la compañía para mantener los puestos de trabajo.

Tomada encabezó el encuentro con representantes de la Unión Obrera de la Construcción (UOCRA) a nivel nacional, de la Unión Obrera Metalúrgica (UOM), y de la empresa, en el marco de la negociación que busca mantener los empleos de 1.200 trabajadores que podrían ser despedidos este mes y de otros 1200 que lo serían en marzo.

La conciliación había sido dictada el pasado lunes 11 de enero cuando la viceministra de Trabajo, Noemí Rial, se reunió con gremialistas de la UOM y representantes de la empresa para llegar a un acuerdo que también fracasó.

Durante la negociación se resolvió ampliar y extender la conciliación obligatoria por diez días, a partir de las cero horas del viernes 23 de enero.

Las partes volverán a encontrarse el próximo miércoles 28, a las 15:00, en la sede de la Cartera laboral ubicada en la Avenida Leandro N. Alem 650 para intentar llegar un acuerdo que evite despidos por al menos seis meses.

Trascendió que la intención de Tomada es lograr que la empresa se comprometa a no eliminar puestos de trabajo hasta diciembre, pero Siderar habría advertido que no podrá cumplir debido a la falta de financiamiento por la abrupta caída en la actividad por la crisis mundial.

Siderar es la mayor empresa siderúrgica de Argentina y cuenta con nueve centros productivos distribuidos en el país donde trabajan más de 5000 empleados que se dedican a trabajar el acero.

Los operarios que podrían perder sus trabajos pertenecen a los gremios UOM y UOCRA y fueron contratados por Siderar para las reformas en el Alto Horno 1 de fundición de la planta de San Nicolás.

El plan inicial de despidos de la empresa contemplaba que los primeros telegramas iban a llegar durante enero a 1.200 trabajadores, 800 sindicados en la Uocra y otros 400 metalúrgicos.

A su vez, la segunda tanda de telegramas sería para otros 1.200 operarios y llegaría en marzo próximo, de no mejorar la situación ni prosperar las negociaciones.

Durante el encuentro, Tomada ratificó que la voluntad del Gobierno es conservar los puestos de trabajo.

En ese marco, planteó la intención de "solicitarle a la empresa metalúrgica la reanudación de la obra" de reparación de un alto horno de producción ubicado en la planta de San Nicolás.

La siderúrgica había suspendido un plan de inversiones por unos 1.200 millones de dólares el pasado 9 de enero, lo cual paralizó la reparación de ese alto horno.

Tras la suspención, la empresa aclaró que el plan -que ya ha comportado inversiones del orden de 730 millones de dólares- se reanudaría cuando se recupere el nivel de demanda interna e internacional.

En ese sentido, Tomada dijo hoy que conoce la situación general de la siderurgia pero insistió en que "Techint debe revisar la drástica decisión de la empresa de paralizar una obra a la que le faltaban cinco meses y solo un tercio de la inversión comprometida".

Acompañado por Rial, Tomada recibió al secretario general UOM, Antonio Caló, y al secretario de la seccional San Nicolás, Aldo Brunelli.

También estuvieron Carlos Romero y Antonio Valiño, porla UOCRA; Martín Berardi y Gerardo Rodríguez, por Siderar; y Raúl Pinque, de Techint.

Comentá la nota