Gobierno explicó a Moyano cómo serán cambios en el INDEC

Por: Carlos Burgueño

El Gobierno explicó ayer a varios referentes de la CGT, incluyendo al titular de la central, Hugo Moyano, cuál será la estrategia oficial con respecto al INDEC. La intención del Gobierno, tal como anticipó este diario, es que sea el Congreso el que apruebe por iniciativa propia la creación de un nuevo organismo estadístico, y que éste sea puesto en funcionamiento durante 2010. El proyecto tendría que ser tratado y reglamentado por el Poder Legislativo antes del recambio de ambas cámaras de diciembre, para poder tener el kirchnerismo cierto dominio en la redacción de la ley. La intención oficial es que el reemplazo del INDEC sea una orden del Congreso, pero que no moleste radicalmente lo que desmanteló el secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno, durante la intervención del organismo.

Las aclaraciones fueron hechas ayer por la tarde por varios referentes del Gobierno a Moyano, el titular del gremio de taxis Omar Viviani y el del sindicato de trabajadores judiciales, Julio Piumatto; quienes habían buscado definiciones oficiales sobre el futuro del organismo.

Temprano por la mañana, en declaraciones a radio La Red, Viviani había dicho que en la cena del martes por la noche en la Casa de Gobierno, Cristina de Kirchner se había referido a la necesidad de avanzar en la modificación del organismo. Concretamente, el representante de los taxistas declaró que «la Presidenta se hizo presente, y dijo que iba a haber un cambio de políticas en el tema del INDEC». Aclaró Viviani luego que la jefa de Estado no había dado precisiones al respecto y que se esperaban novedades para las próximas semanas antes del comienzo oficial del diálogo social.

Las declaraciones del sindicalista cayeron como un baldazo de agua fría en el Gobierno, donde se busca (sin mucho éxito) por estos días que el tema INDEC y la situación de Moreno pasen a tercer plano y que la opinión pública se concentre en lo bueno que será para el país las rondas de conversaciones con representantes sociales.

Ante el desliz de Viviani, algunos funcionarios enviados por Cristina de Kirchner hablaron directamente con Moyano y otros hombres fuertes de la CGT con el objetivo de conseguir que el taxista públicamente se desmintiera a sí mismo. Nuevamente el camionero, en horas donde cerraba su acuerdo paritario en el Ministerio de Trabajo, hizo valer su pacto con los K, pero antes les exigió a los interlocutores precisiones sobre la estrategia oficial con el INDEC. «No vamos a correr el riesgo y cometer las torpezas del Gobierno, que un día dice que va a modificar el INDEC y al otro día se contradice», comentaba a este diario uno de los interlocutores telefónicos de ayer con el oficialismo.

Fue así que al menos dos ministros, en comunicaciones diferentes, le comentaron a Moyano, Viviani y Piumatto, cuál es la estrategia del Gobierno ante el organismo. Se trata de avalar el avance de una ley en el Congreso nacional con mayoría kirchnerista que funde el SNEP (Sistema Nacional de Estadística Pública), con la intención de partir de cero en el organismo, pero avalando la mano de obra que Moreno llevó al INDEC. Se sumarían cuerpos colegiados de control (economistas, profesores universitarios, legisladores), y el jefe de Estado mantendría la facultad de nombrar al responsable. Todo esto sería tratado por ambas cámaras y aprobado antes de diciembre, para mostrar ante la sociedad cambios, pero evitando que sea la mayoría opositora electa el 28 de junio la que prepare un organismo nuevo, pero sin la autoridad presidencial sobre él. Sería, obviamente, una forma de controlar el proceso de cambio del INDEC, eludiendo además que sea la oposición la que determine la eyección de Moreno y sus expertos del manejo del organismo.

Sólo luego de estas explicaciones, el Gobierno consiguió que Viviani, impulsado por Moyano, saliera nuevamente ante el público a desmentirse y aclararse a sí mismo.

Comentá la nota