El Gobierno evita hablar del plan de seguridad de Cobos

El vice presentó el lunes un llamativo proyecto contra la inseguridad. El verborrágico Aníbal Fernández prefiere no decir ni una palabra al respecto.
Julio Cobos logró lo imposible: callar al ministro de Seguridad, Aníbal Fernández. El lunes, el vicepresidente hizo publico su proyecto para luchar contra la inseguridad a través de la creación del "El servicio cívico voluntario". Perfil.com quiso saber la opinión del ministro sobre la iniciativa de Cobos, pero el funcionario prefirió el silencio, algo raro en él, ya que siempre que puede arremete contra el mendocino, a quien considera un traidor. Pero a varios días del anuncio, desde el Gobierno prefieren no opinar del tema mientras el Congreso debate la que parece ser la única panacea contra el delito, la baja en la edad de imputabilidad.

Apenas se conoció el proyecto, en algunos medios de comunicación se lo bautizó como una "colimba" cívica. " Con el ejercito no tiene nada que ver", aseguró a Perfil.com un hombre de confianza del vicepresidente. "Lo dictan docentes universitarios en dependencia del ejército, pero bueh... está lejos de eso que dicen", agregó la fuente, quien contó que serán senadores afines al vicepresidente, como Pablo Verani, los que presenten el proyecto en el Congreso.

"De colimba lo único que tiene es que entran en el espacio físico del ejercito", explicó a este portal la doctora en Medicina y especialista en adolescencia, Viviana Zabala, coordinadora de la experiencia del Servicio Cívico Voluntario en la gestión de Cobos.

El servicio cívico voluntario (ver video) fue desarrollado en Mendoza como una forma de reinsertar a la sociedad a través de la finalización del EGB3 a jóvenes en situación de peligro. Por él pasaron 5 mil chicos que terminaron sus estudios y aprendieron un oficio, aunque enMendoza no supieron precisar si el proyecto bajó la delincuencia. Los chicos recibían 150 pesos por participar, pero Zabala marca que " no era un asistencialismo" porque había reglas claras y el que no las cumplía, no participaba más. "

"Julio le presentó a Pampuro el proyecto cuando éste era ministro de seguridad; después, ya como vicepresidente se lo acercó a Scioli y lo habló con la presidenta a principios del 2008, cuando tenían una relación", confió el hombre de Cobos a este medio.

Perfil.com buscó sin éxito durante varios días la opinión del ministro de Seguridad, Anibal Fernández, sobre el proyecto. Después de varios llamados al ministerio para ver cuál era la respuesta oficial, este portal fue a una presentación de Fernández en el colegio de abogados, pero sus colaboradores dijeron que no hablaría del tema, que llamáramos al ministerio. " Ese proyecto ya lo presentó él cuando estaba en la provincia", respondieron tajantes. Después de decenas de llamados, durante la tarde del martes y todo el miércoles, la respuesta oficial fue: " No se harán declaraciones en torno al tema, gracias".

A la hora de descalificar a Cobos, Anibal F. no tiene reparos: ya dijo públicamente que el vicepresidente es un "traidor" que debe "renunciar", un "sinvergüenza" que debe "reconcialiarse con el pueblo al que cagó" y un "nuevo inquilino de Lucifer". Sin embargo, su verborragia se apagó a la hora de exponer su impresión sobre el servicio cívico, un proyecto más de los que se presentan en el Congreso sobre la materia que lo compete en su función pública. Prefirió callarse.

Comentá la nota