El gobierno estudia nuevo canje: acciones por bonos

Una nueva alternativa le surgeal gobierno para poder hacer frente a los abultados vencimientos de la deuda: canjear las acciones en empresas que pasará a manejar la ANSeS desde el 15 de noviembre por títulos de la deuda.
En los próximos dos años el país necesita más de u$s 20.000 millones para evitar caer en default, y la estatización de las AFJP oxigena pero parcialmente las cuentas públicas. Este canje, ya acercado a funcionarios, puede estirar la autonomía de vuelo y alejar algo más ese fantasma de la cesación de pagos. Las preocupaciones en el mercado se centran en 2010, justo cuando el país festeja su Bicentenario, acrecentadas esas preocupaciones por la falta de crédito y el freno de la economía.

Precisamente para dar más luz sobre este delicado tema, en el gobierno planean dar a conocer el Programa Financiero 2009. Esto ocurriría cerca del 15 de diciembre, cuando se produzca el traspaso de las tenencias de las AFJP a la ANSeS y cuando se paguen u$s 1.420 millones por el Cupón del PBI. Por lo pronto, la mayor capacidad de pago de la deuda por el gobierno tras la estatización se reflejó en la mejora de los títulos. Pero la virtual desaparición del mercado de capitales doméstico a futuro lo eclipsa todo. El malestar continúa y por ello la necesidad de nuevas medidas oficiales.

# Archivados

Los dos anteriores proyectos de canje de deuda fueron archivados. El que se iba a ofrecer a tenedores de bonos en default (los «holdouts») quedó prácticamente en la nada tras el desplome de los mercados internacionales, y más que nada, el de los propios papeles argentinos. Más archivado está con la condición impuesta de que bonistas debían aportar «cash» para ingresar a la transacción. El otro canje, el de Préstamos Garantizados en poder de bancos, se hará en 2009, pero readecuando el nuevo bono a ofrecer a cambio.

Las AFJP poseían hasta ahora-$ 10.500 millones en acciones cotizantes en la Bolsa. Ahora todo será para la ANSeS a cargo de Amado Boudou con participación de hasta 26,6% en el capital de las empresas como el caso de Consultatio (ver cuadro). ¿Necesita realmente el gobierno esta tenencia para condicionar a empresas? Habida cuenta de los recientes movimientos de Guillermo Moreno -y de los ocurridos en los últimos tres años-, no es una condición necesaria esa participación para condicionarlas. Puede ocurrir entonces que la ANSeS se vaya desprendiendo de esos papeles, y eventualmente a cambio de un título de la deuda argentina. Todos felices con el canje.

De fondo, más allá de estas medidas, el panorama es complejo. En primer lugar, se dará a conocer en las próximas horas la recaudación impositiva de noviembre con señales de que quedaron atrás los meses de superabundancia de recursos. La caída de los precios de los commodities, la menor actividad y las altas tasas de interés hicieron su trabajo. Algo de esperanza puede aportar el despegue reciente de Wall Street tras el cambio en la forma de rescatar bancos lanzada por el gobierno norteamericano en el caso de Citigroup. Pero de allí a suponer que la soja pueda volver a los u$s 610, o que al menos supere los u$s 400, requiere una alta dosis de esperanza.

# Ahorristas

Al menos el dólar ya no está bajo presión (por eso desaparecieron ya inspectores oficiales de las mesas de dinero). En las próximas jornadas puede volver a acentuarse la presión de ahorristas con la acreditación de las cuentas sueldo. Pero las empresas no tienen pesos como para volcarse al dólar. Es más, están extendiendo fechas de pago a proveedores y varias pymes la semana pasada estuvieron vendiendo divisas para poder hacerse de liquidez y evitar tasas aún elevadas.

Por otro lado, a diversas entidades estuvo concurriendo Benigno Vélez, gerente financiero de la ANSeS, explicando cómo va a operar esa entidad -con lujo de detalles en cuanto a las tasas que pretende- por la renovación de los plazos fijos. Quien también está circulando es Patricio Furlong, integrante bonaerense del área financiera.

La ventanilla que está cerrada -por decisión propia del gobiernoes la del Fondo Monetario. Pero eventualmente, si se la quisiera reabrir en algún momento, no será fácil: es que el ex ministro de Hacienda de Chile en la gestión de Ricardo Lagos, Nicolás Eyzaguirre, no oculta su malestar con la Argentina. Se trata del funcionario que reemplazó a Anoop Singh al frente del Departamento del Hemisferio Occidental del organismo. En diferentes encuentros mantenidos con economistas en Washington y Nueva York, mostró dudas sobre todos los números que muestra la Argentina sobre su economía, desde la inflación hasta superávit y reservas. Hay bastante trabajo por delante.

Comentá la nota