"El Gobierno está buscando un chivo expiatorio"

La UIA niega que haya pedido una devaluación
La Unión Industrial Argentina (UIA) afirmó que el Gobierno la acusa de promover una devaluación porque "no puede controlar la inflación y está buscando un chivo expiatorio".

En diálogo con LA NACION, el dirigente José Ignacio de Mendiguren se refirió a la polémica generada el viernes pasado por el ex presidente del BCRA Martín Redrado. El ex funcionario dijo que el Gobierno presionó en 2008 al BCRA para devaluar fuertemente el peso. De inmediato, el ministro de Economía, Amado Boudou, respondió que en realidad "existió presión y fue de un sector de la UIA" para forzar una depreciación de la moneda.

Ahora, Mendiguren tomó la posta y afirmó: "Si la inflación oficial es del 8 % y la recomposición salarial del 20%, hay algo que no funciona, sobre todo por el índice oficial".

Para reforzar la posición del dirigente, la UIA difundirá hoy un comunicado en la que afirmará que los asalariados serían los primeros perjudicados por una devaluación.

-¿Ustedes pidieron devaluar en 2008, como denunció el ministro Boudou?

-Si hubo una entidad que presentó un plan productivo más allá de pedir la devaluación fue la UIA. A fines del año pasado, el ministro Boudou vino a vernos, le explicamos nuestra posición y él, ante el periodismo, después desmintió que quisiéramos devaluar. También lo hablamos con Redrado, él lo sabe. Lo que pasa es que el Gobierno no puede parar la inflación y está buscando un chivo expiatorio.

-¿Ven un escenario de atraso cambiario?

-Cuando no hay coordinación de políticas fiscal, monetaria y de ingresos, eso lleva a retraso cambiario que deriva en un ajuste, lo cual evita la puja distributiva pero por malas razones, porque no hay qué ingresos distribuir. El tipo de cambio puede ser una locomotora si sirve para el desarrollo o un ancla como ocurrió con Martínez de Hoz y Cavallo.

-Le vuelvo a preguntar: ¿cree que hay atraso cambiario?

-En el sector textil el salario subió 40% en dólares respecto de 2001, pero a la vez el Gobierno aplicó las licencias no automáticas que impiden el ingreso desmedido de productos chinos, así que es un tema discutible.

-El problema, entonces, es la inflación...

-Si la inflación oficial es del 8 % y la recomposición salarial es del 20%, hay algo que no funciona, sobre todo el índice de precios oficial. Parece que no entienden que la recomposición de los costos es en dólares. Por eso hablar de devaluación es tratar de encontrar una solución minimalista.

-¿Cuál sería la solución real?

-El remedio es la inversión, pero si no sacan la ley para desgravar las ganancias de las pymes ni frenan la cuestión del alto costo de los juicios laborales, la situación se vuelve muy delicada.

-¿Por qué cree que los señalaron como responsables?

-Acá hubo una interna entre Redrado y el Gobierno por la cual Boudou dijo que la UIA pidió la devaluación, pero lo único que pudieron tomar como elemento de archivo es la declaración de un economista que ni siquiera es de la entidad, sino del observatorio Pyme.

Comentá la nota