El Gobierno español admite fallas en su plan de emergencia por el temporal.

La ministra de Fomento reconoció que no estaban preparados para una tormenta de nieve tan brutal y pidió disculpas por los problemas. Madrid colapsó durante horas.
La Administración de José Luis Rodríguez Zapatero tuvo que salir a pedir disculpas, luego de que fallara el plan de emergencia para hacer frente a la brutal nevada que castigó hoy al país, pero en especial a la ciudad de Madrid.

La ministra de Fomento, Magdalena Álvarez, reconoció los fallos durante una conferencia de prensa que dio a última hora de España. Y pidió disculpas a todos aquellos que se vieron afectados por la impresionante nevada.

Álvarez salió a defenderse de las acusaciones de la oposición que calificó el plan de emergencias como inaceptable. Y aseguró que decidieron suspender los vuelos en el aeropuerto de Barajas y llevar al mínimo los servicios de transporte público pensando en la seguridad de los usuarios y en restablecerlos cuanto antes.

La funcionaria señaló que el colapso en los accesos a Madrid fue provocado por una concurrencia de fallos cuya responsabilidad es compartida entre las distintas administraciones.

"Fallo hay de todos", resumió y se refirió a los responsables que tenían que conocer, "si es que podían", con más precisión lo que iba a pasar.

"Se podían haber tomado seguramente, a lo mejor, medidas con un tiempo mayor -insistió-. Lo que sí es verdad es que un acontecimiento meteorológico previsto con poco tiempo de antelación, se resolvió prácticamente en una mañana. Es el día que más ha nevado de los últimos diez años. No fue una circunstancia normal".

El temporal de frío que azota desde hace unos días España llegó a su peor punto cuando tuvieron que suspenderse las operaciones en el aeropuerto madrileño de Barajas, reducir el transporte público, mientras el tránsito colapsaba en varias rutas.

Una portavoz de la agencia encargada de la gestión aeroportuaria (AENA) explicó que las duras condiciones meteorológicas obligaron a suspender las operaciones de vuelo, tanto aterrizajes como despegues. La medida, afectó a miles de pasajeros. En un día normal de operaciones, Madrid absorbe un tráfico aéreo de más de 1.200 vuelos. Sobre el final del día, los servicios aéreos fueron reestablecidos.

Por otro lado, la acumulación de nieve en numerosas carreteras colapsó el tránsito en el centro de España y obligó a la Dirección General de Tráfico a recomendar a los ciudadanos que evitasen manejar sus autos.

Protección Civil activó diversos niveles de alerta por riesgo de fuertes nevadas en prácticamente todas las provincias de España. Además, el temporal provocó que varias escuelas del interior del país suspendiesen sus clases ante la imposibilidad de algunos menores para desplazarse desde sus casas.

Comentá la nota