El Gobierno envió a la Legislatura un nuevo proyecto de Ley Tarifaria

El Gobierno remitió el viernes a la Legislatura provincial un nuevo proyecto de ley Tarifaria que sintetiza iniciativas anteriores con el objeto de lograr consenso parlamentario y posibilitar su sanción antes del 30 de abril, en que vence la actual normativa tributaria.
El proyecto que fue enviado al Parlamento con trámite de urgencia "no es sino la reiteración de la Tarifaria corta, con dos modificaciones sustanciales: la eliminación del Fondo de Solvencia Social por un lado, con la supresión de la alícuota agregada al impuesto de Ingresos Brutos y, por otra parte, la incorporación de desgravaciones atadas a dos aspectos que consideramos esenciales en los tiempos que corren: el mantenimiento de los puestos de trabajo y la mejora de las condiciones de vida de los trabajadores", aclara el mensaje que acompaña la remisión del proyecto a la Legislatura. En los fundamentos oficiales también se menciona que con el nuevo articulado se tiene en cuenta "el consenso unánime que se obtuvo con la sanción de la ley 756", actual ley vigente en la materia, y "la tendencia impuesta en la legislación actual". "En este tiempo, la política fiscal y tributaria también puede resultar una reforma de fondo para mantener empleos. Entendemos que de esta forma se asegura el objetivo, y no mediante simples desgravaciones. Esta experiencia, como fue dicho, ya fue experimentada en la Argentina. El modelo que se impuso en la década del noventa y la historia han demostrado que la desgravación no se traduce mecánicamente en fuentes de trabajo ni en distribución equitativa", agrega el mensaje.

Por otra parte, el Gobierno observó que "en los próximos días pierde vigencia la ley 756 y de no contar con un marco normativo que la reemplace, el sistema tributario provincial volverá a regirse por los criterios sostenidos en los años de los "Pactos Fiscales" por los que las provincias disminuían o eliminaban impuestos considerados distorsivos en el marco de la "convertibilidad fiscal" que ya no rige. No es que no tendremos política fiscal. Atrasaremos el reloj de nuestro sistema tributario con el consecuente perjuicio para la provincia, sus acciones y sus prestaciones". "De la experiencia de este tramo de aplicación de la ley tarifaria que hoy nos rige, y las críticas y aciertos que mereciera el nuevo proyecto, intentamos sintetizar, por medio de la presente, lo actual, con los resultados que -interpretamos- debemos corregir, y los aciertos que, entendemos, debemos incorporar", fundamenta el Ejecutivo en el mensaje a la Legislatura. Se agrega, además, que si bien "pueden existir otras opciones, tan válidas como la que se propone, para encauzar la difícil situación que atravesamos, lo que no puede compartirse de ninguna manera es que la vuelta a un esquema regresivo pueda darse simplemente con silencio". "Necesitamos, como mínimo, un serio debate en relación a estos aspectos", se remarcó en la presentación, destacándose la necesidad de que "mientras construimos los consensos que nos permitan a arribar a esa modificación estructural a la que aspiramos, desarrollemos, sobre la base de los acuerdos posibles un régimen tributario tendiente a la justicia distributiva, garantizando el cumplimiento de las prestaciones del Estado, cuyo requerimiento es directamente proporcional a la magnitud de las crisis". El subsecretario de Ingresos Públicos, Víctor Díaz, confirmó el envío a la Cámara legislativa del proyecto de continuidad de la Tarifaria corta "por lo menos hasta que se termine de definir cuáles van a ser las herramientas que se le va a dar al Poder Ejecutivo para llevar adelante la tarea de recaudación". El citado funcionario advirtió que si se deja caer la Tarifaria corta sin sancionar ninguna norma alternativa, "se generaría un caída muy importante en materia de recaudación", razón por la cual "hemos enviado al Poder Legislativo un proyecto parecido a la existente, pero eliminando lo relacionado al Fondo de Solvencia Social, e incorporándose artículos que establecen beneficios a la responsabilidad social empresaria". Días observó que la antigua ley Tarifaria que regiría en la Provincia, en caso de caerse la norma corta sin que se trate otra alternativa, "es del ejercicio 1.999, que se llevó adelante en una época en la que se estaba tratando de implementar en todas las provincias lo que se denominó el Pacto Fiscal para la nueva ley de coparticipación, a través de la que se pretendía armonizar todos los tributos provinciales". "Pero como después nunca hubo tratamiento de la ley de coparticipación, esa ley Tarifaria no logró nunca el objetivo que se le había trazado", señaló, por lo cual, "volver a regirse por esa norma implicaría manejarse con parámetros inexistentes, ya que quedaron muchísimos sectores que no tributan ningún tipo de impuestos". El Subsecretario de Ingresos Públicos anotó que en virtud del trámite de urgencia impuesto por el Ejecutivo al proyecto, los legisladores "tienen 30 días para tratar la propuesta", y cifró sus esperanzas en que "tenga un debate rápido porque la situación lo amerita".

Comentá la nota