El Gobierno ya empezó a definir cómo sería la intervención a Metrogas

En 2007 ya habían intervenido la gasífera para forzar un cambio en la conducción.
Al igual que la célebre afirmación "ramal que para, ramal que cierra" que quedó como uno de los emblemas de los 90, la administración kirchnerista va a camino a tener en los servicios públicos su propio lema distintivo: "privatizada que entra en default, privatizada que será intervenida". La primera muestra de ese polémico accionar se concretó a fines del pasado, cuando el Ente Nacional Regulador del Gas (Enargas) interveno Transportadora de Gas del Norte (TGN), controlada por Techint. El motivo esgrimido fue la decisión de TGN de entrar, por segunda vez desde la crisis de 2001, en cesación de pagos.

Ahora la mira de Julio De Vido está enfocada en la distribuidora Metrogas que tiene altas probabilidades de ser la próxima gasífera que caería en default por su complicada situación financiera.

A fines de diciembre, Metrogas, cuya sociedad controlante está en manos de British Gas e YPF, tiene que hacer frente a una obligación de casi US$ 16 millones. A juzgar por los informes remitidos a la Bolsa, no estaría en condiciones de cancelar esa deuda, con lo cual entraría otra vez en default.

Tras tomar nota de esa posibilidad, el Gobierno salió a advertirle a la empresa que "intervendrá con dureza" si deja de pagar sus deudas con la excusa de que tiene sus tarifas congeladas.

Por indicación de De Vido, el interventor del Enargas, Antonio Pronsato ya comenzó a diseñar un esquema de intervención a Metrogas similar al instrumentado en TGN. De concretarse, sería la segunda movida del Gobierno sobre la empresa. La primera, la efectuó Comercio, Guillermo Moreno en 2007 cuando desembarcó durante un día en la compañía hasta forzar el cambio de su gerente general.

En la empresa ya se ven venir la nueva intromisión oficial. El jueves, en una teleconferencia con inversores extranjeros, el director general de Metrogas, Andrés Cordero admitió: "Si defaulteamos, vamos a tener una intervención como TGN". Las restantes gasíferas siguen la pulseada.

"Metrogas está haciendo lo correcto al advertir lo que puede suceder si sigue con los ingresos congelados. Los problemas son comunes a todas las compañías del sector", dijo el titular de una distribuidora que aún espera la autorización oficial para empezar a cobrar los aumentos que figuran en los nuevos contratos.

Comentá la nota