El Gobierno elimina el "Plan 0 km" que financió a sólo 15 mil unidades

Un año después de haber sido anunciado, retirarán el fondeo de la ANSES a la compra de vehículos, con el que se esperaban vender 100 mil autos. Acuerdo con las terminales.
Cadena. Cristina festejó con los mecánicos las entregas de créditos.

Ya sea porque el Gobierno aceptó que no generó la confianza necesaria para que los argentinos se endeuden, o porque se dio cuenta de que la clase media se endeudó todo lo que pudo sólo para mantener sus consumos más urgentes, en los próximos días las concesionarias de autos dejarán de comerializar el Plan 0 KM financiado con fondos de la ANSES.

El plan fue el mascarón de proa de la sucesión de anuncios anti crisis que la presidenta Cristina Kirchner lanzó a fines del año pasado y que concluyó con el "Crédito para tu casa", presentado convenientemente el 26 de mayo, un mes antes de las elecciones legislativas.

El organismo previsional decidió que el próximo martes 15 dará por finalizado el plan que en sus doce meses de vida logró vender sólo 15 mil autos, cuando su objetivo era el de apalancar 100 mil unidades. El sector automotor, en tanto, valoró el plan porque le permitió acercar clientes a concesionarias vacías.

"No fue un a decisión de la ANSES, sino el pedido de las terminales automotrices que se han recuperado mucho más de lo que esperaban y están dispuestas a volver a la normalidad", dijeron fuentes del organismo previsional a este diario.

"Tenemos una evaluación positiva de los resultados del plan; más allá de que no generó las ventas que esperábamos, lanzó una señal positiva", agregaron desde la ANSES.

En la industria también cierran filas y comparten discursos a la hora de aplaudir el fallido intento oficial, pero admiten que prefieren que se termine cuanto antes.

"En lo peor de la crisis, trajo gente a los concesionarios que venía a preguntar por el plan del Gobierno, eso no se verificó en muchas ventas pero fue valioso", comentó un vocero de la Asociación de Concesionarios de Automotores de la República Argentina (ACARA).

Desde Renault apuntaron que el tráfico de potenciales que generó en las concesionarias permitió a los vendedores desplegar todo el arsenal de herramientas con las que contaban, ya que las terminales flexibilizaron sus modelos de venta.

"Que para éste año se vendan apenas 15% menos de autos que en 2008, que fue récord con más de 610 mil unidades, muestra que tanto el Gobierno como las terminales hicieron un esfuerzo grande en la crisis", aseguraron.

Desde otra automotriz apuntaron que, en un principio, el plan gubernamental contenía "muchas complicaciones", como el asegurarse que la unidad a financiar sea el primer 0 km del comprador; o los modelos que se privilegiaban, sin aire acondicionado, ni dirección asistida, que eran rechazados por el mercado.

"Tuvo un período de ajuste largo. Mientras, los vendedores les comentaban a los clientes otras opciones que fueron más aceptadas", explicaron.

De todas formas, nueve de cada diez autos de los casi 500 mil que se estima habrán sido vendidos durante 2009 cuando cierre el año, fueron comprados con operaciones al contado.

Contracíclico. El plan de estímulo a la venta de automotores es sólo uno de los planes anticíclicos que pasaron sin pena y sin gloria, como el de venta de productos de línea blanca, que permitía canjear heladeras, lavarropas y cocinas usadas por nuevas; o el de bicicletas.

Mejor éxito logró "El crédito para tu casa", la línea para financiar la compra o refacción de viviendas, que cerró 3 mil operaciones aunque todavía tiene bastante camino por recorrer para llegar a las 40 mil pretendidas.

La ANSES contabiliza $ 900 millones preadjudicados en estos créditos y hasta adelantó el monto planeado para 2010 al 2009.

Aunque esta línea permite acceder al crédito a personas con recibos de sueldo con más de $ 2 mil, la realidad muestra que a lo sumo pueden aspirar a financiar una refacción, ya que el valor del techo propio aumentó en relación a los salarios aún en este año de crisis.

Los planes para canjear productos de línea blanca y el de bicicletas, chocaron con problemas logísticos. Para adquirir una cocina, era necesario, de acuerdo a los linaemientos oficiales, entregar una usada. Pero las casas de electrodomésticos no lograron implementar un plan para retirarlas y mucho menos para reutilizar los materiales, como pretendía la Presidenta, acaso emulando a su par Barack Obama, que reformuló la industria automotriz estadounidense pensando en el cambio climático.

Comentá la nota