El Gobierno echó mano a fondos energéticos para cubrir el déficit

Según la ejecución presupuestaria, la Provincia usó más de 11 millones de pesos de fondos destinados a subsidios tarifarios y obras eléctricas de expansión.
Jaqueado por la crisis económica y la merma de recursos durante 2009, el Gobierno se vio obligado a realizar una verdadera ingeniería financiera para poder sostener el sobredimensionado plantel de empleados públicos, que en apenas cuatro años creció un 26 por ciento, a lo que se sumaron los gastos contraídos por el pago del 82% móvil y los montos millonarios que destina al mantenimiento de las distribuidoras de agua y luz.

Además de realizar recortes presupuestarios a los organismos, la Provincia echó mano a fondos energéticos para financiar la burocracia oficial, demorando obras y evitando que los subsidios lleguen a los usuarios pobres.

Según surge de la ejecución presupuestaria al 31 de octubre pasado, se disminuyó la inversión financiera por un monto de 94 millones de pesos, de los cuales 29,4 millones correspondían al Ministerio de Obras y Servicios Públicos.

Al analizarse los datos, se comprueba que la Provincia tomó casi 8 millones de pesos del Fondo Compensador Tarifario (FCT) y 3,2 millones del Fondo Especial de Desarrollo Eléctrico del Interior (FEDEI) para cubrir déficit.

El primero es destinado al subsidio de las boletas eléctricas, y según el ENRE, el Gobierno sólo venía usando una parte del dinero para pagar los consumos de distintas entidades.

Los fondos FEDEI, en tanto, sirven para financiar distintos trabajos energéticos.

Además, las podas alcanzan los 8,7 millones de pesos en obras de infraestructura previstas en la Ley 23.966.

Esto implica que se postergaron soluciones en materia energética, por ejemplo, la ampliación del sistema de "tarifa social" de la luz, para reducir los problemas derivados de las conexiones clandestinas al sistema de distribución eléctrica.

Medidas

La crisis que afectó las cuentas provinciales durante 2008 implicó la aplicación de medidas de contención del gasto, que incluyeron los recortes en las partidas asignadas originalmente. Para el año próximo, según adelantaron las autoridades de Hacienda, se mantendrán algunas de las estrategias, aunque todo dependerá de la evolución de los recursos. En este sentido, se espera una recuperación en el nivel de ingresos coparticipables y en los que provienen de la minería.

Comentá la nota