El Gobierno duda sobre la aplicación de la iniciativa

Considera que el veto es un atributo presidencial
El gobierno de Cristina Kirchner estaba ayer concentrado en darles las últimas puntadas a los proyectos de ley de reforma política que lanzará hoy, a las 17, en la Casa Rosada, pero ante la advertencia de la oposición de impulsar una consulta popular para evitar vetos presidenciales los funcionarios oficiales expresaron escepticismo en cuanto a la viabilidad de su instrumentación.

En ese sentido, funcionarios del Gobierno dieron por seguro que la Presidenta no aceptará la presión política y reivindicará su potestad de vetar leyes que contradigan la política oficial.

"No sabemos de qué se trata, hasta ahora no lo han explicado. Por lo tanto, no podemos opinar. La Presidenta no opinó sobre el tema durante el día de hoy", dijo a LA NACION un vocero muy cercano a Cristina Kirchner.

En despachos cercanos al jefe de Gabinete, Aníbal Fernández, reinó la incertidumbre acerca de los mecanismos que instrumentaría la oposición para llevar adelante su amenaza. Sin embargo, no se privaron de emitir algunas ironías y deslizaron que la idea será rechazada.

"No sabemos de qué se trata. ¿Acaso quiere gobernar Federico Pinedo", sugirió una fuente cercana a Fernández, en referencia al jefe del bloque de diputados de Unión Pro.

"¿Acaso no quieren que la Presidenta pueda usar el veto?", señalaron, aunque no dieron más precisiones sobre la posición del Gobierno. En rigor, la Casa Rosada estudiaría antes la propuesta de la oposición y, pasado el anuncio de la reforma política, podría fijar una postura, que seguramente será crítica.

"No sabemos si consultarán por un proyecto, por una ley o por varias. No podemos opinar. En principio nos parece complicada su aplicación. Pero lo veremos", señalaron las fuentes oficiales. Ese argumento se escuchó tanto cerca de Aníbal Fernández como en los despachos cercanos al ministro del Interior, Florencio Randazzo.

Derecho constitucional

En todo caso, en las cercanías de ambos ministros políticos aseguraron que el veto presidencial es una facultad que tiene la jefa del Estado para gobernar y que está prescripta por la Constitución Nacional. Del mismo modo, la ley fundamental prevé los mecanismos para que el Congreso convoque a una consulta popular sobre una ley.

Esa última competencia parlamentaria está prevista en el artículo 40 de la Constitución. En él se indica: "El Congreso, a iniciativa de la Cámara de Diputados, podrá someter a consulta popular un proyecto de ley. La ley de convocatoria no podrá ser vetada. El voto afirmativo del proyecto por el pueblo de la Nación lo convertirá en ley y su promulgación será automática".

La actividad de Randazzo durante el día de ayer -como ministro del Interior debería ser el organizador eventual de una consulta popular- se redujo a ultimar los detalles del lanzamiento hoy de la reforma política. En medio de gran nerviosismo, el titular de la cartera política tuvo reuniones sucesivas con la Presidenta, al caer la noche, y antes se entrevistó durante toda la jornada con todos los funcionarios técnicos de su área involucrados en esos proyectos, entre ellos el director nacional electoral, Alejandro Tullio.

Randazzo expresó el malestar del Gobierno con la oposición. Pero sus críticas no estuvieron dirigidas a la consulta popular, sino a la ausencia anunciada de los partidos opositores al lanzamiento hoy de la reforma política.

Pro, contra la ley de medios

* El jefe del bloque de Pro en la Cámara de Diputados, Federico Pinedo, y su compañero de bancada Julián Obiglio presentaron ayer una acción de amparo contra el Ejecutivo y pidieron una medida cautelar para que se suspenda hasta el 10 de diciembre la formación de la autoridad de aplicación de la norma.

Comentá la nota