El Gobierno dominará el organismo clave para controlar a los medios

El kirchnerismo pretende designar a cuatro oficialistas en el nuevo Comfer.
Para el actual Comité Federal de Radiodifusión (Comfer), el dueño del Canal 11 de Buenos Aires no es el Grupo Telefónica, pese a que este operador compró el canal hace ocho años. Es que el Comfer nunca resolvió esa transferencia, como tampoco lo hizo con innumerables trámites que duermen en sus cajones y se despiertan, de golpe, según la conveniencia política del interventor de turno. Por eso, hay una gran expectativa con la tarea que desarrollará la nueva autoridad de aplicación, que reemplazará al Comfer a partir del 10 de diciembre. Y cuya conformación ayer empezó a apurar el oficialismo.

El Gobierno publicó ayer en el Boletín Oficial cuatro propuestas de designaciones de directores de la Autoridad Federal de Servicios de Comunicación Audiovisual. De concretarse, el Gobierno se garantizaría la hegemonía en el organismo que definirá qué medios tiene que vender cada grupo de comunicación para adaptarse a los límites que plantea la nueva ley, para lo cual habrá hasta un año de plazo. Implicará el desprendimiento de numerosas radios, canales de televisión, operaciones de TV por cable y señales audiovisuales.

El Gobierno propuso como directores del nuevo Comfer al gobernador de Chaco, Jorge Capitanich; al actual interventor del Comfer, Gabriel Mariotto; al presidente de la Comisión de Comunicaciones de la Cámara de Diputados, Manuel Baladrón; y al representante de las carreras de comunicación, Eduardo Seminara,

Faltan los tres del Congreso de la Nación, que incluirán a dos opositores.

Al especialista Henoch Aguiar le llama la atención, sobre todo, "la designación de Capitanich, porque además de no tener antecedentes en comunicación, la tarea de un director de la autoridad de aplicación es funcionalmente incompatible con el ejercicio del gobierno de la provincia de Chaco. Si se toma en serio su trabajo, la tarea es enorme y lo único que también podría hacer es dedicarse a la docencia".

Muchos se preguntan si estos cuatro directores que propone el Gobierno podrán garantizar el pluralismo y la diversidad.

Para la diputada Silvana Giudici, presidente de la Comisión de Libertad de Expresión, de los cuatro propuestos, "tres son soldados kirchneristas de primer nivel, jugadores políticos de este gobierno, pero no son técnicos reconocidos. Y Seminara, además de estar ligado al jefe oficialista de diputados, Agustín Rossi, fue muy cuestionado por el sector académico, ya que su designación no tuvo el consenso de las carreras de comunicación", dijo. Según su visión, "al Gobierno no le interesa democratizar la comunicación, ni hacerla más plural, lo que quieren es dominar a los medios y evitar el discurso crítico. Por eso están conformando una autoridad de aplicación hegemónica, donde las únicas dos voces discordantes van a ser las que envíen los dos representantes de la oposición".

Los pasos más importantes que dará el nuevo Comfer, a partir del 10 de diciembre, serán crear el reglamento -que luego decretará el Gobierno- y fijar los mecanismos de adaptación de los medios a la nueva ley.

Pero Aguiar destacó que "un Comfer serio necesita informatizar todos sus procedimientos, poner online toda la información y modificar su normativa interna. Si a esto le sumamos la carga de trabajo que tendrá por los nuevos prestadores y por el reordenamiento de lo que ya existe, necesitará un nuevo presupuesto, estructura y mecanismos burocráticos que permitan resolver temas que no se han terminado en 10 años. Sin eso, caeremos de nuevo en un pozo de ineficiencia burocrática".

Comentá la nota