El gobierno dispuso abrir las puertas de los hospitales

Ante el anuncio de los trabajadores de la salud autoconvocados de atender únicamente por el acceso a las guardias de los centros de atención, el Poder Ejecutivo dispuso abrir las puertas de los nosocomios con una fuerte presencia policial. Alperovich llamó al diálogo, mientras que los trabajadores sostienen que si vuelven los efectivos de seguridad 'romperan todo contacto con las autoridades'.
Ante el anuncio de los trabajadores autoconvocados de la salud de cerrar las puertas de acceso a los centros de salud de toda la provincia, permitiendo el ingreso de pacientes solamente por las guardias, desde el gobierno de la provincia, con el objeto de permitir que la gente pueda acceder a los consultorios de los médicos que no participan del conflicto, dispuso un fuerte operativo policial en los principales hospitales, lo que generó el rechazo de los empleados.

Clima tenso

Desde las primeras horas del día de ayer y en medio de un clima tenso, debido a que los manifestantes quisieron resistir la apertura de las puertas, los efectivos policiales se desplegaron en los principales nosocomios con el objeto de permitir la apertura de las puertas de los centros de salud.

En la Maternidad, donde un grupo de médicos y empleados había pasado la noche en vigilia para evitar el desalojo, se produjeron incidentes cuando los uniformados se dispusieron a cumplir con la orden judicial, entre golpes, forcejeos y empujones, al tiempo que la Policía levantó una "carpa blanca" que los trabajadores habían instalado, frente a la puerta de entrada al sector de consultorios externos.

Tras la irrupción policial, los médicos y empleados de la Maternidad, en su mayoría mujeres, iniciaron una sentada frente a la puerta principal de acceso, sobre avenida Mate de Luna.

La orden también se cumplió con la apertura de las puertas de los hospitales de Niños, Padilla, Avellaneda y Centro de Salud, montando consignas policiales reforzadas para impedir que los manifestantes vuelvan a cerrar las puertas.

Alperovich pidió "cordura"

"Les pido cordura y que nos ayuden", fue el mensaje que envió el gobernador José Alperovich a los trabajadores de la salud autoconvocados horas después de que la Policíaprocediera a reabrir las puertas de los hospitales por la fuerza.

En su habitual conferencia de prensa el titular del Poder Ejecutivo se dirigió a los manifestantes pidiendo que "no perjudiquemos a la gente humilde, que es la gente que menos tiene y la gente que más necesita. No se puede cerrar un hospital, un hospital es de todos los tucumanos, no es cualquier cosa, sino que pertenece a los 2 millones de tucumanos, sobre todo para los que no tienen obra social".

Por otra parte Alperovich expresó que "así como hay gente que tiene derecho a no trabajar, a hacer una huelga, también hay gente que quiere trabajar. ¿Si están cerradas la puertas, dónde está garantizada la salud?", se preguntó al tiempo que aclaró que "la Fiscalía dijo que la obligación de la policía es que mantengan abiertos los hospitales".

El Gobernador aseguró que no quiere perjudicar a los profesionales y sostuvo que su intención "es que ellos ganen bien", volviendo a solicitar a los trabajadores que "esperen hasta 2010, cuando el Estado estaría en condiciones de establecer una oferta salarial más acorde a la pretendida por el sector. El 2010 va a ser un buen año, hay manera de arreglar, que depongamos actitudes y pensemos en la gente humilde".

Alperovich volvió a convocar al diálogo diciendo que "porque lo que menos queremos es que haya problemas", al tiempo que reiteró que "no hay plata. Pareciera que no me creen, pero no hay dinero; para pagar el aguinaldo me faltan 30 millones de pesos, no es que estoy encaprichado, que diga que no merezcan ganar más; todos merecen ganar más, no solamente la sanidad; un empleado de la comuna gana 1.500 pesos y seguramente no le alcanza".

Directores con Yedlín

Cerca de las 13 el ministro de Salud de la provincia de Tucumán, Pablo Yedlín, se reunión con todos los directores de los hospitales con el objeto de analizar la situación que se vive por el conflicto de los trabajadores de la salud autoconvocados.

Antes de ingresar al encuentro, el propio titular de la cartera sanitaria manifestaba que no trascenderían los motivos del encuentro, al tiempo que reiteraba que "no se le aceptará la renuncia a nadie", en alución a los rumores de que algunos directores habían decidido alejarse de sus cargos.

El FESPROSA en estado de alerta

"El gobernador José Alperovich, con la anuencia del gobierno nacional acaba de ocupar policialmente los hospitales de Tucumán en un intento desesperado de quebrar la huelga que ya lleva más de 4 meses y cuenta con el apoyo de toda la sociedad de la provincia", lo señaló Jorge Yabkowski, titular de la Federación Sindical de Profesionales de la Salud de la Argentina (FESPROSA).

Jorge Yabkowski agregó que "el Consejo Ejecutivo Nacional de la federación ha declarado el estado de alerta y movilización de todos los trabajadores de la salud en apoyo a los tucumanos".

A su vez, ante los anuncios del ministro de Salud, Pablo Yedlin, respecto a que otros profesionales reemplazarían a los huelguistas, Yabkowski afirmó que "ningún trabajador de la salud va a ser rompehuelgas de sus compañeros tucumanos".

"La Fesprosa exige al gobernador Alperovich y a la presidenta de la Nación, Cristina Fernández de Kirchner, que se retire de manera inmediata a la policía de los hospitales de la provincia de Tucumán", concluyó Yabkowski.

Comentá la nota