"Gobierno y UCR discuten cómo gastarse la plata"

Para Carlos Rodríguez, crisis es como «divorcio de millonarios: el problema no es de dinero»

«Tanto los kirchneristas como los radicales lo único que están discutiendo es cómo se va a gastar la plata» que surgiría del Fondo del Bicentenario, advirtió el rector del CEMA, Carlos Rodríguez, a este diario. Pese a que el diálogo estuvo marcado por la política, el ex viceministro de Economía se mostró optimista respecto de las perspectivas económicas para este año. «Hoy no están las cosas para que explote, para nada. El país tiene otros problemas, pero no son éstos. Es como si fuera el divorcio de un matrimonio de millonarios: las personas se ponen mal, pero no por un problema de plata. En ese sentido, la Argentina está triste, pero no pobre», afirmó.

Periodista: ¿Qué opina de la utilización de las reservas para el Fondo del Bicentenario?

Carlos Rodríguez: Como todo en política, tiene dos caras. Por un lado, se lo puede ver como un intento de Amado Boudou de garantizar el pago de la deuda para el año que viene, y así bajar la prima de riesgo y tener un buen año electoral. Por el otro, aparece el problema de que la manera en la que se instrumentó permite al Gobierno pagar los servicios de la deuda del año que viene con el Fondo del Bicentenario y, a su vez, se gaste los otros $ 27.000 millones que ya estaban apropiados en el Presupuesto. Viniendo de políticos como los que nos gobernaron los últimos años, la oposición tiene derecho a pensar que lo segundo es lo verdadero.

P.: ¿Coincide con esta idea de la oposición?

C.R.: Sí, es claro que lo que quieren hacer es liberar esos fondos para poder incrementar el gasto.

Error político

P.: ¿Hubo un error político del Gobierno al pensar que no iba a encontrar trabas la concreción de este Fondo?

C.R.: Todo explotó cuando se lo instrumentó. Si se hubieran desafectado los fondos del Presupuesto, hubiera sido distinto, pero quedaron tal como estaban. Sí, fue un error político. Y por suerte es así, o si no, siempre tendríamos a los mismos gobernantes. Hay veces que pienso que esto no fue un error, sino una picardía. Sin embargo, de mirar el debate en la Bicameral, me quedé asombrado por la incompetencia económica de la UCR: son peores que Alfonsín y que De la Rúa. El discurso económico del senador Gerardo Morales es lamentable. Básicamente, lo único que quiere es participar en el reparto de la torta. Cuando dice «llamen a extraordinarias y así discutimos el pago de la deuda externa», en verdad lo que quiere es discutir en parte el pago de la deuda externa con las reservas, pero que le den manejo también a la oposición de los $ 27.000 millones que se liberan en el Presupuesto. Porque así, tal como está ahora, lo va a manejar el jefe de Gabinete. Tanto los kirchneristas como los radicales finalmente lo único que están discutiendo es cómo se va a gastar esa plata. Y el peronismo federal no está diciendo casi nada. Los radicales están tratando de hacernos volver a la década del 80.

P.: ¿En qué sentido nos harían volver a los 80?

C.R.: Con el manejo económico. Ese nacionalismo progresista exacerbado atrás de virtudes democráticas. Los radicales son muy democráticos en lo político: hablan y dejan hacerlo; pero lo que dicen y hacen, no sé cómo calificarlo en materia de accionar de Gobierno. Además, hay que pensar qué supuestas virtudes tiene Julio Cobos que no hayan sido primero haber traicionado a la UCR y luego volverlo a hacer, a los kirchneristas. El líder político de la UCR es un Borocotó al cuadrado.

P.: Finalmente, es una cuestión meramente política. ¿Esconde problemas económicos de fondo?

C.R.: Al kirchnerismo le quedan dos años, por lo que va a poder pasar estos decretos para poder seguir aumentando el gasto un año más. Después ya no se lo van a permitir. Así, por más de que el gasto sea elevado, no va a generar una crisis hiperinflacionaria. La generarían Cobos y Morales si fueran Gobierno, lo puedo asegurar. Por un lado, hay bestias populistas y por el otro son más bestias que los otros en el manejo de la economía.

P.: ¿No ve que los radicales tengan una estrategia en materia económica?

C.R.: No, no tienen una visión del manejo político económico de una nación, para nada. Me asusta el futuro. No creo que los Kirchner puedan hace mucho desastre. Quizás pongan control de cambios, pero como tienen muchas reservas, no creo. Aunque no les gusta perder nada, por lo que no lo descarto. Si Hugo Chávez lo hizo, lo pueden copiar. Sin embargo, la capacidad de hacer daño ya está casi agotada.

Perspectivas

P.: ¿No había otra manera de conseguir el monto del Fondo del Bicentenario?

C.R.: El Tesoro tendría que tener su propio superávit para poder comprar los dólares del mercado. No se pueden apropiar del resultado comercial. En una época llamaban adelantos transitorios a lo que quieren hacer ahora. En sí el tema económico de la creación del Fondo del Bicentenario no es preocupante: la Argentina no se va a fundir por 6.500 millones de dólares, cuando hay 48.000 millones de reservas, además del viento a favor nuevamente, entre otras cuestiones. Si dentro de unos meses todo cambia y hay una corrida, el escenario sería otro. Pero hoy no están las cosas para que explote, para nada. No es que esté bien tampoco. El país tiene otros problemas, pero no son éstos. Es como si fuera el divorcio de un matrimonio de millonarios: las personas se ponen mal, pero no por un problema de plata. En ese sentido, la Argentina está triste, pero no pobre.

P.: ¿Ve buenas perspectivas de crecimiento entonces para 2010?

C.R.: No soy un consultor que haga estadísticas, pero hablando por la universidad, veo que crece bien la demanda de los MBA, que son los más ligados a la actividad económica. Eso sugiere que las empresas están más optimistas. Ahora, si están así por el viento de cola o porque los Kirchner se van, no lo sé. Es difícil evaluar hoy cómo va a afectar todo lo que pasa con Redrado a la actividad económica. No veo que lo esté haciendo en este momento. No pasó casi nada con el riesgo-país. Hay que ver quién lo reemplazaría. No puedo creer que Mario Blejer sea tan ambicioso de querer entrar a este Gobierno en el momento de la salida. Si bien no está claro, pasa mensaje como si quisiera. Sin embargo, creo que lo más probable es que termine Mercedes Marcó del Pont al frente de la entidad monetaria.

P.: Como economista, ¿qué opina de la autarquía del Banco Central?

C.R.: Costó tanto conseguirla para que la abandonen así, para poder repartirse la plata, que da pena. Estamos volviendo a la política como un medio de vida.

Emisión

P.: ¿La inflación podría volver a ser un problema en 2010?

C.R.: Con Redrado no hubo emisión inflacionaria. Hubo emisión de convalidación, que es distinto. Es decir, convalidación de ajustes salariales de las patronales, de una economía sobrecalentada, este tipo de cosas. No recurrieron todavía a la emisión monetaria para cubrir el déficit. Quedan dos años de este Gobierno; hay 48.000 millones en reservas; la deuda es mucha, pero está reestructurada. Es decir, no hay nada, y que hagamos default no ayuda a nadie.

P.: Pero tampoco hay perspectivas de default.

C.R.: No, sólo en el caso que Kirchner se enfurezca y quiera copiar a Fidel Castro; que se haga comunista. Incluso en ese caso, no les queda mucho tiempo. Pero hay que pensar más allá. Lo que estoy viendo que los pueda reemplazar me preocupa; es peor que los Kirchner.

Comentá la nota