El Gobierno discrimina con la coparticipación a los intendentes

Los jefes comunales disidentes al kirchnerismo protestan porque no les llegan los fondos de la Provincia, mientras ven que a municipios vecinos les dan obra pública y el dinero acordado. En 9 de Julio se juntaron 23 radicales y acordaron enviar una carta al gobernador para que los reciba.
Varios intendentes bonaerenses, que no están alineados al gobierno de Daniel Scioli, no reciben la coparticipación esperada, ni obras financiadas por la Provincia o la Nación. El aislamiento para estos jefes comunales es casi total, ya que no son visitados por los funcionarios de peso político, y ven a los ministros, o al mismo gobernador, pasar de largo, camino a municipios vecinos.

Según dijeron en prensa de la gobernación, no existe tal discriminación y se intentará “cumplir con los compromisos acordados”. Algo similar escuchó Walter Parra, secretario de Hacienda del Municipio, cuando se reunió en el Ministerio de Economía de la provincia. Allí, los mandatarios reconocieron que había un atraso en la entrega de coparticipación en los primeros meses del año pero aseguraron que comenzarán a pagar en término.

El dato sobresaliente es que el intendente Héctor María Gutiérrez acordó una alianza con sus pares de Junín, Mario Meoni, y de San Pedro, Mario Barbieri, de la mano de quienes está entrando a las filas del vicepresidente Julio Cleto Cobos. Los aliados del jefe comunal de Pergamino, también se expresaron con dureza contra el Gobierno por los fondos que no llegan.

Hace algunas semanas, Meoni expresó que, “a partir del conflicto con el campo se profundizó la lógica de amigos y enemigos. Los que estamos en este último grupo no recibimos nada” y agregó que “mientras en localidades cercanas se dan fondos, nosotros penamos desde hace dos años para cobrar dinero del Plan Federal de Viviendas. Faltan ocho millones, las obras están paradas y se le provoca un perjuicio enorme a la gente que ya tiene su casa adjudicada”.

Por su parte, Parra, dijo a LA OPINION que se está, “recibiendo un poquito menos de lo previsto, pero enero y febrero son meses muy especiales para proyectar, porque son meses difíciles, quizás viene más de lo previsto o menos. Hasta ahora está un poco bajo de la media que debería haber venido, pero no para alarmarse, teniendo en cuenta que estos dos primeros meses son raros”.

En tanto, sobre la exclusión al cobro de fondos coparticipables, Parra expresó que si es verdad que los demás están recibiendo y Pergamino no, sería discriminación. “La verdad que no sé cómo están los otros, no lo podría decir, si es cierto que están recibiendo más, habría una discriminación, pero no lo puedo asegurar porque no tengo el informe del resto de los municipios”, aseveró el funcionario y agregó que, “al margen de lo que ha venido, algunos empréstitos con los que se hicieron pavimentos y algunas obras el año pasado y el anteaño, no se está haciendo nada más. Por ejemplo, el Plan Federal de Viviendas está parado”.

Por su parte, esta semana se realizó una reunión entre 23 intendentes radicales en 9 de Julio. Allí acordaron pedir una reunión al gobernador Scioli en carácter de urgente para reclamarle por la baja del nivel de coparticipación y solicitar encuentros con el gabinete nacional, también con el fin de quejarse por discriminación en el reparto de obras públicas entre municipios opositores y oficialistas de la Provincia, según surgió de la reunión.

El reclamo se da justo cuando el Gobierno reparte a discreción obras en el conurbano bonaerense y en los distritos afines al oficialismo. El sistema utilizado, además de la coparticipación, (dinero que el Estado provincia devuelve a los Municipios) es la entrega de créditos y dinero para obras, por fuera del cálculo de recursos de cada Comuna, y con los fondos de los que dispone el ministro de Planificación, Julio de Vido.

La varita

Parra fue cauto al hablar de discriminación y también al referirse al dinero enviado por Provincia dijo, fundamentalmente, que hay que esperar porque es pronto para hacer una evaluación.

“Creo que la situación es compleja para todos, Nación Provincia y Municipios y en cascada porque cuando frena es hacia abajo. Tuvimos una reunión en el ministerio de economía y ellos mantienen que van a cumplir la pauta de la coparticipación en cuanto a lo planeado, aunque reconocieron que enero y febrero estuvo por debajo de la media, con lo cual, ellos mantuvieron la esperanza. Depende del cristal con que se mire, la sensación es un poco mas agorera o de buena predisposición hacia el futuro, creo que para medir hay que esperar a tener un trimestre o un cuatrimestre como para saber el comportamiento de los ingresos”, comentó el secretario de Hacienda, al tiempo que agregó: “Es complicado un bimestre como éste, son meses de vacaciones, marzo inicio escolar, tal vez se privilegia algunos gastos contra pagar algunos otros. No es fácil, con un bimestre predecir qué es lo que va a pasar”, destacó.

Además, el secretario explicó que lo que dificulta el análisis es “la sensación de incertidumbre que hay” a la que confesó que llama, “sensación térmica, porque es como en meteorología, una cosa es la temperatura y otra la sensación. La realidad y la sensación, en este caso. Uno siempre quiere ser cauto y está encima de los números, pero no hay mucha base para prevenir”.

Sobre las cuestiones que inciden en la capacidad de prevenir, Parra dijo que, “Influye el año electoral e influye lo político” y sentenció al decir que, “hoy decir que no vamos a recibir lo que está proyectado no lo puedo decir, decir que vamos a recibir más tampoco. Hablando con la gente del Concejo y con la comisión de presupuesto, les decía que este año voy a tener que incluir una partida para una varita y una galera. Hay que ser mago para predecir las cosas en esta situación, pero medianamente Pergamino está equilibrado, no tiene grandes deudas, no es alarmante todavía”.

Cónclave radical

En la ciudad de 9 de Julio 23 intendentes de municipios de la provincia se reunieron el martes último para intentar ponerle fin a la discriminación sufrida por parte del Gobierno provincial. Redactaron una carta para Scioli donde pidieron una reunión urgente y para conseguir, a través de él, una reunión con el Ejecutivo Nacional.

El encuentro se realizó en el marco del llamado, Foro de Intendentes Radicales, que nuclea a varios jefes comunales de boina blanca. Los intendentes dijeron a los medios que “en lo que va del año, la Provincia no cumplió con la promesa que les hizo Scioli en persona, acerca de mantener los niveles de coparticipación que figuran en el presupuesto de este año, más allá del impacto que sobre ese renglón tenga la caída de recaudación derivada de la crisis del campo”.

Uno de los jefes comunales que encendió la mecha del discurso fue el anfitrión del encuentro, Walter Batistella, que dijo a la prensa que los intendentes decidieron pedir la reunión al Gobernador porque, “se nos habían prometido niveles de coparticipación y créditos que no se han verificado”, e indicó que, “así como vamos, se está poniendo en juego la Gobernabilidad de muchas intendencias, sobre todo a las opositoras, porque las oficialistas reciben todo en tiempo y forma”.

Trascendió que los radicales tienen previsto avanzar en dos solicitudes de audiencia, Una con el ministro del Interior, Florencio Randazzo y otra con el de Infraestructura, Julio de Vido, siempre en el mismo sentido: quejarse por la arbitrariedad con que se realiza el reparto de recursos, a favor de los municipios oficialistas.

Este reclamo se funda en que Scioli, toma una actitud similar a la del Gobierno nacional, ya que, a través del Programa Provincial de Desarrollo, le dará a 64 municipios amigos de la provincia, 132 millones de pesos, mientras que, para unos pocos no alineados, aportará 55 millones de pesos.

Como publicó LA OPINION semanas atrás, uno de los ejemplos de la distribución de dinero lo representa el municipio de Florencio Varela, gobernado por Julio Pereyra, un intendente del conurbano acólito al kirchnerismo y presidente de la Federación Argentina de Municipios. Allí las inversiones del Gobierno ascienden a casi 600 millones de pesos. Lo mismo sucedió en Berazategui, donde el intendente Juan José Mussi, luego de una reunión en la quinta de Olivos, se llevó más de 700 millones de pesos para su distrito. Cifras similares se otorgaron a intendentes de Lanús ($60 millones); La Plata ($150 millones); Tigre ($224 millones); Olavarría ($176 millones); Tres Arroyos ($100 millones); y $90 millones para el distrito de Lobos.

Consultadas a mediados de febrero, distintas fuentes aseguraron que para obtener los fondos, los jefes comunales deben pasar primero, por una reunión en la Quinta de Olivos. Los que fueron, lograron engrosar las arcas municipales en conceptos de recursos afectados (obras) en un 80 por ciento. Además, para que no haya inconvenientes en la ejecución de las construcciones, el propio presidente del Partido Justicialista monitoreará el reparto. Así se lo aseguró a distintos intendentes que fueron a visitarlo y que desconfiaban de las promesas.

En la mayoría de los distritos del conurbano la coparticipación provincial representa el 50 por ciento del cálculo de recursos para 2009. En Pergamino, el dinero de la coparticipación provincial, según detalló una fuente de Hacienda del municipio, llegó correctamente durante 2008.

El consultado dijo que “el dinero llegó, no hubo problemas, pero no vino ni un peso de más o asignación a obras públicas”. El mismo funcionario confió que, de la Nación “ha venido poco y nada de obras en estos tiempos. La mayoría de las promesas fueron incumplidas”.

La misma voz del Ejecutivo contó que este año la ayuda es necesaria porque, “va a ser un año conflictivo en recursos. En el Presupuesto, la oposición redujo la obra pública. De los nueve millones para obras se sacó más de un millón 300 mil pesos. Se desechó la obra del cine San Martín, la ampliación de la pileta del parque, y otras. Con esto lo disponible para obras es, sólo siete millones de pesos”.

Comentá la nota