El gobierno no dictará la conciliación obligatoria

Lo aseguró el ministro de Trabajo. A su entender, en la práctica este mecanismo se dicta cuando hay anuencia de las partes en aplicarlo. Detalles de cómo el gobierno pretende financiar las viviendas docentes.
El ministro de Trabajo de la provincia, Carlos Rodríguez, descartó esta mañana que el gobierno dicte la conciliación obligatoria en el conflicto docente, ante la amenaza cierta de más paros por parte del sector. "A mi juicio no debe dictarse. Vamos a ser sinceros: se dicta conciliación obligatoria cuando hay anuencia de las partes, cuando ambas partes quieren la conciliación porque hay disposición para el diálogo", dijo el funcionario antes de abrir el Curso Internacional de los Trabajadores en la sede de ATE.

Negó, de esta forma, la posibilidad de establecer este mecanismo que obliga a las partes en disenso a sentarse a discutir y abstenerse de ejecutar medidas de fuerza mientras dure el proceso conciliatorio.

La docencia pública está votando en las escuelas entre mociones que impulsan más huelgas a partir de la semana que viene. La decisión se conocerá mañana por la tarde. Las partes estuvieron negociando en la mesa paritaria hasta el jueves pasado, donde encontraron un principio de acuerdo en los temas de jubilación y vivienda, pero no en la cuestión salarial.

"Es un conflicto y ese es el libre juego que se da en las democracias. En las dictaduras no hay conflictos, hay represión. Soy un optimista permanente, creo que se van a encontrar vías de solución. De todas formas no soy Mandrake, el mago", ironizó el ministro.

Cabe recordar que en los extensos conflictos docentes de 2005 (durante la gestión de la ex ministra de Educación, Carola Nin) se había dictado la conciliación obligatoria. Pero el gremio Amsafe desconoció la medida y continuó con los paros, aunque sí se sentó a negociar en la cartera laboral. En esa oportunidad, el gremio había denunciado al Estado por ser "juez y parte" en el conflicto.

2.000 viviendas

Por otra parte, la directora provincial de Vivienda y Urbanismo de la provincia, Alicia Pino, firmó ayer un fideicomiso con el gobierno nacional, para que mediante fondos de la Administración Nacional de la Seguridad Social (Anses) se posibilite la construcción de 2.000 viviendas a tasa subsidiada destinadas a los docentes santafesinos.

Esta operatoria apunta a una franja de beneficiarios con ingresos por grupo familiar superior a los 4.000 pesos mensuales, quienes podrán acceder a una vivienda de un valor aproximado a los 92.000 pesos, ya que el valor de la cuota mensual no debe superar el 25 % de los salarios demostrables. Otras 1.000 casas financiadas por este sistema serán destinadas a la fuerza policial.

Pino señaló a El Litoral que al tratarse de un fideicomiso, la operatoria rubricada en Buenos Aires debe estar autorizada por la Legislatura para lo cual se comenzará a elaborar el mensaje.

Se trata de un sistema "mediante el cual la provincia toma un crédito de 270 millones de pesos para construir y se completa con un subsidio para infraestructura a través de Subsecretaría de Vivienda de la Nación", explicó la funcionaria.

"La provincia toma el crédito a una tasa del 13 por ciento y a 15 años pero no lo trasladará en forma directa al beneficiario sino que le hará un plan de pago, de acuerdo al salario de cada uno", indicó. Sobre los terrenos donde se edificarán las unidades habitacionales, Pino sostuvo que se usarán algunos que estaban previstos para el Plan Federal II, y se pedirá a los municipios y comunas que también aporten predios en donde construir las casas.

Créditos y Fonavi

Las dos propuestas restantes en vivienda docente tienen que ver con el acceso a préstamos blandos y una línea Fonavi. La primera de ellas contempla, a partir de una operatoria del Banco Hipotecario Nacional, la posibilidad de construir en aquellos casos que se cuente con terreno propio; o de realizar refacciones o ampliación de viviendas propias o de un familiar que accionaría como codeudor.

Esta operatoria sería tramitada por el gobierno provincial. Asimismo, se encuentra en estudio la posibilidad de que la escribanía mayor de gobierno se haga cargo de confeccionar las hipotecas liberando al docente de este costo. Este modo de financiamiento no tiene límite en cantidad de beneficiarios.

En tanto, mediante la operatoria Fonavi, se ejecutará la construcción de viviendas en terrenos donados por municipios y comunas. En este caso, la vivienda constaría de un núcleo básico, compuesto por dormitorio, cocina y baño; y con posibilidades de ampliaciones posteriores.

Esta línea está orientada a los sectores de ingreso familiar más bajo y tiene un tope de 600 viviendas.

Comentá la nota