El Gobierno dice que no piensa en salir a estatizar empresas

El Gobierno dice que no piensa en salir a estatizar empresas
Fue en respuesta al reclamo empresarial argentino luego de la nacionalización en Venezuela de tres compañías del grupo Techint. Randazzo comprometió gestiones ante Hugo Chávez. Ayer hubo un primer contacto formal con Caracas.
Sin cuestionar en forma directa a Hugo Chávez -con quien el kirchnerismo tiene una "relación privilegiada"-, el Gobierno salió ayer a diferenciarse de la nacionalización de siderúrgicas propiedad del grupo argentino Techint que anunciara el presidente de Venezuela. Tanto que el ministro del Interior Florencio Randazzo dijo: "No vamos a salir a estatizar empresas".

Consultado por Clarín, el ministro del Interior especificó que "el Gobierno tiene una posición diferente a los venezolanos. Creemos en un capitalismo nacional y en la necesidad de la intervención del Estado en áreas específicas. Pero no vamos a salir a estatizar empresas", apuntó.

El Gobierno respondió así al duro reclamo de las principales cámaras empresarias nacionales, que entre el viernes y ayer se manifestaron masivamente y en sintonía en contra de la estatización venezolana. Pero que, a la vez, apuntaron a que la defensa de la propiedad privada también debía ejercerse en el país (ver pág. 4).

El jueves, el presidente de Venezuela anunció que estatizará cinco empresas siderúrgicas. El grupo argentino Techint es dueño de dos de ellas, Tavsa y Matesi, en tanto que tiene una participación minoritaria en una tercera, Comsegua. Hace un año, Chávez ya había estatizado a Techint otra compañía, Sidor, por la cual acordaron (con apoyo del Gobierno nacional) una indemnización recién dos semanas atrás

Ayer, Randazzo aclaró que las últimas nacionalizaciones de Chavez "son decisiones soberanas y se respetan. Pero -remarcó- nos preocupa la suerte de las empresas argentinas en el exterior". Apuntó así a calmar la generalizada prevención de las cámaras empresarias argentinas, que reclamaron la pronta intervención oficial en el conflicto. Así, el ministro del Interior (actuando como vocero oficial) destacó que "vamos a defender esos intereses (de las empresas argentinas en el exterior) como ocurrió con Sidor", Antes, voceros oficiales habían dejado un tema en claro: "Chávez no nos advirtió de lo que haría, pese a haber estado en Buenos Aires la semana pasada".

Anoche, el canciller Jorge Taiana se comunicó con su par venezolano, Nicolás Maduro, a quien le transmitió la posición oficial argentina. Fue el primer contacto formal entre los dos gobiernos sobre el conflicto.

En el mismo sentido que Randazzo, ayer también se manifestó el ministro de Planificación, Julio De Vido, quien lleva adelante las negociaciones económicas con Venezuela. "El Gobierno -dijo Julio De Vido- repetirá sin dudar las gestiones tal como lo hizo ante la nacionalización de Sidor, respetando como ha hecho siempre las decisiones soberanas de otros Estados, pero protegiendo los intereses de los nacionales".

En plena campaña electoral el contencioso con Venezuela por las estatizaciones puede enrarecer el clima político y por eso el Gobierno se apresuró a fijar la postura oficial.

No obstante, el kirchnerismo acumula antecedentes en sentido contrario, como la estatización de Aguas Argentinas, Aerolíneas o las AFJP, entre otras. En ese momento, el pase al Estado de esas empresas no levantó tanta polvareda entre los privados. En cambio, ahora los privados reclamaron que se respete la propiedad privada, tanto en el exterior como aquí.

En Techint, en tanto, seguían con atención la evolución del tema. Luis Betnaza, director del grupo, reconoció que De Vido lo llamó por teléfono ayer a la mañana y que le dijo que se trata de una "decisión soberana" de Venezuela. Pero comprometió gestiones. El empresario le respondió que la nacionalización de las siderúrgicas tenía otras aristas para ser considerada, porque ambos países tienen firmado acuerdos de protección de inversiones que obligan a ambas partes a respetarlas por encima, incluso, de las leyes nacionales.

Comentá la nota