El Gobierno dice que no permitirá más piquetes

En un cambio de timón de la política oficial respecto de los cortes de calles, no se permitirán más piquetes, según dijo ayer el ministro de Gobierno, Emilio Fernández.
Hasta ahora, el gobierno local ante este tipo de protestas, venía siguiendo la conducta nacional de no intervenir, pero de aquí en más, usarán la persuasión y si hace falta la fuerza pública -es decir, desalojo con la policía- para liberar el tránsito, dijo el funcionario.

"Debe quedar en claro que el corte de calles por grupos minúsculos de personas no lo vamos a permitir. Tampoco cuando sean muy prolongados. Ahora, si se arma una manifestación en caravana que van moviéndose, los vamos a acompañar para que no sucedan accidentes", aseguró el ministro. Precisó que "el método de cortar arterias no lo compartimos para nada".

Aunque Fernández relativizó la decisión diciendo que "siempre hemos actuado así y por eso hemos ratificado la decisión" y no quiso hablar de medidas más firmes sino de "tenerlas más presentes y eso va a redundar en beneficio de todos", es un claro cambio de postura. Hasta ahora, oficialmente se vino tolerando los cortes de calles, incluso las frecuentes protestas que realizaron los remiseros sobre avenida Libertador, frente al Centro Cívico.

Así, el ministro habló ahora de utilizar la fuerza pública para lograr el objetivo. "En un primer momento se va a charlar con la gente, en una tarea de persuasión, pero después se va a actuar para no impedir el libre tránsito en las vías de circulación vehicular", puntualizó el funcionario.

La gota que colmó el vaso y que hizo cambiar de decisión al Gobierno, fue una manifestación de vecinos del asentamiento Cipoletti, de Chimbas. El grupo se concentró pidiendo viviendas, en Libertador y Las Heras desde el jueves por la mañana y ayer la Policía, por orden del ministro Fernández, los desalojó hasta la vereda del Centro Cívico cuando llevaban casi 24 horas impidiendo el tránsito (ver aparte).

El ministro confirmó que ayer "di instrucciones al jefe de Policía y al secretario de Seguridad para que de ninguna manera se pudieran producir cortes sobre avenida Libertador, ni Las Heras o España".

Argumentó que "es que vamos a tratar de compatibilizar los derechos de los ciudadanos para que puedan manifestarse libremente para peticionar, pero que lo hagan en lugares que entorpezcan lo menos posible las actividades de otros sectores sociales", dijo el funcionario. Y sugirió que las protestas se realicen en las veredas del Centro Cívico o en la plazoleta ubicada al frente del edificio.

El titular de la cartera política dio después algunas pautas de cómo van a ser las protestas de ahora en adelante. "Para grupos de 30, 40 ó 100 personas, creo que de ninguna manera se les va a impedir manifestarse y protestar de la forma en que ellos quieran, pero si lo hacen desde un espacio público, sin necesidad de tener que cortar calles", dijo.

Y agregó que "cuando se trate de manifestaciones más populosas, como pueden ser los reclamos de sectores gremiales por la vía pública, el criterio va a ser acompañarlos con la presencia policial para que no sucedan accidentes".

Comentá la nota