El gobierno dice que el nuevo techo es "compatible" con la vieja obra

Control: el ejecutivo dijo que aplicará "el mayor énfasis en el contralor de la nueva etapa de la obra". También apuntó que "con la participación de especialistas en hormigón armado" se "comprobó la compatibilización de la nueva versión de techo con la obra ya existente".
El gobierno provincial salió a defender la obra del Megastadio, en medio de las dudas que el fallido emprendimiento sigue generando: el oficialismo usó el Boletín de Prensa para dar cuenta de que "la nueva versión del techo" planeada por la empresa resulta "compatible" con la vieja obra que ya estaba montada.

Interrogantes en ese sentido habían surgido en los últimos días, con documentación aportada por sectores de la oposición política. Ni siquiera el gobierno fue capaz de responder de inmediato.

Ahora, el ejecutivo salió a plantear que –para lograr "estabilidad" y "seguridad"– van a aumentar los apoyos de la estructura metálica, incluyendo refuerzos puntuales en la estructura de hormigón.

Tal como informó El Diario en su edición de ayer, un informe de la empresa INAS –que realizó el estudio de suelos en la zona de emplazamiento del Megaestadio– advirtió sobre las tareas de excavación para la construcción de los pilotes. Según ese estudio, el método utilizado en la construcción de los pilotes, con una base redondeada de un diámetro superior, habría modificado aun más la consistencia del suelo y por lo tanto aquellos cálculos también quedaron desactualizados.

El gobierno habló ayer del "reinicio de la obra" y trató de diluir y compartir responsabilidades. Hizo referencia a "la autorización legislativa otorgada" y a "la firma del acta de reinicio de plazos contractuales".

Garantizó que "el Estado Provincial ha puesto el mayor énfasis en el contralor de la nueva etapa de la obra en cuestión".

El director General de Inspecciones de la Provincia, arquitecto Luis Cabrera, señaló que "además de la Comisión de Seguimiento oportunamente creada a tal efecto, se ha recurrido también a la contratación de un grupo de profesionales encabezados por el ingeniero Roberto Domingo Lorda que mantienen presencia permanente en la obra".

Cabrera agregó que "bajo la responsabilidad profesional del ingeniero Mariano Ameijeiras y la que asumió la empresa INARCO previo a la ampliación contractual, se efectuó el rediseño de la estructura metálica para la cubierta de techo según las condiciones exigidas en el pliego licitatorio".

A partir de este nuevo tipo de estructura, el calculista antes mencionado "con la participación de especialistas en hormigón armado comprobó la compatibilización de la nueva versión de techo con la obra ya existente a los efectos de confirmar la aptitud de las secciones o sugerir las modificaciones necesarias", señaló el director de Obras Básicas, arquitecto Ariel Bernardo.

Como resultado de lo anteriormente expuesto "surgió una presentación técnica que obra en el expediente y que consiste en un aumento de apoyos de la estructura metálica y refuerzos puntuales en la estructura de hormigón armado de manera de asegurar la estabilidad y seguridad de la obra", concluyó Bernardo.

Un informe del ingeniero civil Pablo de Dios Herrero –realizado por pedido de la legisladora Claudia Giorgis (Partido del Frente / FrePam)– detectó que en la estructura de los cimientos se descargaron sobre un grupo de pilotes, más toneladas que las máximas admitidas por el estudio de suelo. Mientras el máximo de carga de los pilotes determinado por el estudio de suelos era de 26 toneladas –aplicando un coeficiente de seguridad de 3–, en otro tramo del expediente un ingeniero calculó que sobre algunos pilotes, 47 en total, podían recibir una descarga de 66 toneladas.

Comentá la nota