El gobierno dice que está "muy acotado"

Los gremios estatales y un grupo de funcionarios provinciales se reunirán hoy por la tarde en Casa de Gobierno para analizar el reajuste cuatrimestral del salario de los empleados públicos. Pero entre los dirigentes sindicales hay pocas expectativas de alcanzar un acuerdo.
"Estamos muy acotados porque la pauta presupuestaria no se está cumpliendo", advirtió ayer el ministro de Hacienda, Ariel Rauschenberger. El gobierno viene abriendo el paraguas desde la semana pasada, antes de que el gobernador Oscar Mario Jorge convocara al encuentro del lunes último que habilitó una mesa de diálogo. Difundieron que la coparticipación nacional está por debajo de lo previsto en el presupuesto anual, aunque no han dejado de crecer.

"Vamos a hablar de números", explicó ayer el secretario general de ATE, Roberto Simpson, sobre el sentido de la reunión de hoy. Se prevé otra instancia para el lunes de la próxima semana, día en el cual finalmente se conocería el porcentaje de actualización salarial que el gobierno anunciará.

Los criterios son dispares y nada hace prever que desaparecerá la conflictiva relación entre el gobierno y los sindicatos de los empleados públicos. Los gremios quieren pautar una política salarial que recupere el poder adquisitivo de los sueldos y no magros porcentajes para, en el mejor de los casos, mantener el actual.

El único eje que permitiría un mayor entendimiento es la reforma al régimen jubilatorio, que permitiría mejorar los haberes y aún bajar la edad para acceder al retiro, según lo anticipado por las fuentes gubernativas. Este es un viejo reclamo de los gremios y retirados.

"La idea es retornar a un salario digno, que tenga que ver con la canasta familiar y con la realidad. En cada crisis, nos atrasamos más. Vamos para atrás", indicó Simpson. "Vamos a pedir un aumento que responda a la canasta familiar", insistió. El gremialista también comparó la evolución de los salarios con la suba del presupuesto provincial, que hace cinco años era de 600 millones de pesos y en la actualidad ronda los 3 mil millones.

Los empleados públicos en la provincia son 26 mil, entre provinciales y municipales. Ayer el gobierno hizo trascender que cada punto porcentual de actualización implica un costo de 11 millones de pesos.

"Analizaremos como llegar a algún tipo de aumento en función de los números de las finanzas de la provincia. Estamos muy acotados porque la pauta presupuestaria no se está cumpliendo, tenemos 89 millones por debajo de lo presupuestado", aclaró el ministro Rauschenberger.

"El gobernador tiene la firme intención de mejorar los salarios de los estatales. Intercambiaremos datos e información mañana (por hoy). El primer semestre nos está complicando, tenemos que lograr un equilibrio con la pretensión de los gremios", dijo.

Sobre el reclamo de los gremios por las decisiones unilaterales que toma el gobierno en el tema salarios, el funcionario respondió que "siempre nos reunimos con ellos, lo que pasa es que lo que se dio no alcanzó a conformar a los dirigentes".

"En el marco de la situación crítica que se está viviendo en el país, trataremos de que esto salga por consenso", concluyó.

Comentá la nota