El Gobierno dice que se cumplió con una orden de la Justicia

Lo aseveró el ministro de Gobierno, Alberto Barreto, tras los incidentes que dejaron 4 heridos. Indicó que amenazaban volar camiones con combustible y que "se evitó una tragedia". Hubo marcha de repudio de la oposición.
El Gobierno de Santa Cruz justificó el desalojo policial de la madrugada de ayer contra los desocupados que cortaban la Ruta Nacional Nº 3, al sur de Caleta Olivia, argumentando que "se cumplió con una orden de la Justicia" emanada por el Dr. Norberto Belber, y que "amenazaban con volar camiones con combustible".

Desde el jueves pasado, un centenar de desocupados se había instalado sobre esa ruta y bloqueaba el paso de vehículos para reclamar fuentes de trabajo y el pago de subsidios. Pero poco antes de las 5 de la madrugada, un grupo de Infantería de la policía provincial, al mando del comisario Alejandro Martín, despejaron la ruta.

"Teníamos la instrucción del Juzgado de Comodoro Rivadavia de liberar la ruta, hemos intercedido, hemos buscado mediadores, lamentablemente no se ha accedido al pedido de liberar la ruta y en función de eso tuvo que proceder el personal policial para liberarla", manifestó el ministro de Gobierno de la provincia, Alberto Barreto.

"Se evito una tragedia"

En diálogo con "La Parada", programa que se emite por TiempoFM, afirmó que el Jefe de la Policía provincial se encontraba allí para garantizar el procedimiento y la forma del mismo, "fue recibido -aparte de las piedras- por bombas molotov; por tiros que no sabían de dónde venían, es decir, no era un conflicto sencillo, ni simple".

Asimismo, ante las críticas por la represión, pidió que "se escuche las declaraciones de los camioneros que estuvieron tres días aislados que no se les permitió movilizarse de ahí, que se les calzó los camiones, que se les puso cubiertas con combustible debajo de los camiones amenazando que los iban a volar".

"Por ello –insistió- creo que se evitó una tragedia porque lamentablemente nadie midió la forma en la que estaban haciendo el reclamo. Son los camioneros que quedaron atrapados en medio de este conflicto los que tienen la veracidad de todas las versiones.".

En cuanto a los responsables del corte dijo: "La persona que lleva adelante el corte y lo encabeza y que lleva la gente al corte, que es Norma Villamayor, es del Polo Obrero y que es histórica y reconocida por este tipo de conflicto, tiene trabajo, porque yo mismo en un acuerdo que hemos hecho le hemos conseguido trabajo en Cañadón Seco, y las mujeres que estaban haciendo el reclamo, también tienen trabajo. Es decir, acá hay otra intencionalidad -mas allá que algunos sectores y no son algunos ex petroleros como están informando algunos medios- más que todo es gente que ha venido a la provincia que lamentablemente estamos en un mal momento para todos, en un mal momento laboral y que nosotros no tenemos capacidad para dar respuesta a todos los casos."

En referencia a la gran cantidad de gente indocumentada que se encontraba realizando el corte, manifestó: "Es una realidad que vive la zona norte, que son seres humanos igual que nosotros y dentro de las posibilidades, siempre los hemos ayudado e incluso hemos acordado con el Consejo de Educación para que aprendan a leer y escribir porque hay muchos de ellos que no lo hacen y es parte de la realidad de zona norte y seguramente Migraciones deberá dar la respuesta que corresponda si esto está confirmado. Yo he tenido la anuencia de tratar con la comunidad boliviana, he hecho planteos desde lo racional, pero lamentablemente no he sido escuchado."

Procedimiento

Otro de los que habló ayer fue el comisario general Alejandro Martín, quien explicó que "estas personas se encontraban en flagrante delito de acuerdo a lo establecido en el artículo 194 del Código Penal", y puntualizó que "en este caso en particular, el corte de ruta que se estaba llevando a cabo era absoluto dado que tenían retenidos en el lugar a vehículos de transporte de combustible y de gas, apelando a la implementación de tacos en las ruedas y de neumáticos con combustible debajo de los transportes, lo que ciertamente difiere de los otros cortes vinculados al sector petrolero en donde hubo una mesa de diálogo y se permitió la circulación del tránsito, por lo que en tal caso la Justicia no consideró conveniente notificación alguna".

"Antes de aplicar cualquier medida ordenada por parte de la fiscalía, deben agotarse todas las posibilidades de diálogo y concertación porque nosotros somos meros auxiliares de la Justicia y como tales dimos cumplimiento a lo dispuesto por el Fiscal ante la actitud de los manifestantes de no deponer su actitud", dijo.

"Por nuestra parte tenemos dos lesionados, ya que un efectivo recibió un piedrazo en la cabeza y otro oficial en el pecho", informó.

Marcha de repudio

Por otra parte, en la tarde de ayer, un pequeño grupo de personas entre las que se encontraban referentes de partidos de izquierda y organizaciones gremiales como la Asociación de Trabajadores del Estado (ATE), repudiaron en el centro de Río Gallegos el desalojo de desocupados en Caleta Olivia que terminó con cuatro lesionados.

Precisamente el Consejo Directivo Provincial de ATE Santa Cruz repudió "la violenta represión a los trabajadores en la madrugada de hoy en la ciudad de Caleta Olivia".

Asimismo, exigió "la inmediata renuncia del jefe de la policía provincial, Alejandro Martín y también del responsable político, el ministro de Gobierno Carlos Barreto".

De igual manera, ATE Santa Cruz pidió "el desmantelamiento de la guardia de infantería y de todas aquellas divisiones de los organismos de seguridad destinadas a reprimir la protesta social".

Por su parte, la diputada Gabriela Mestelán (EC) calificó de "inadmisible que se intente explicar la represión a esta altura de la democracia, describiendo una situación de tamaña e injustificada violencia bajo el cumplimiento de una orden judicial". Agregó a dicho planteo que el proceder descripto sólo "acentúa veladamente la condición, situación u origen de quienes la padecieron con brutalidad".

En tanto, por los incidentes protagonizados por los desocupados que fueron desalojados por Infantería, se levantó la sesión ordinaria del Honorable Concejo Deliberante de Caleta Olivia, que se estaba realizando en instalaciones de la vecinal del barrio Miramar. La presidenta del cuerpo, Iris López, dijo que igualmente se iba a suspender por los hechos acaecidos durante la madrugada.

Testimonios con distintas campanas

Según expresaron los propios manifestantes a la corresponsal de TiempoSur en Caleta Olivia, los tomó de sorpresa el operativo de la Policía de la provincia, y "fue como una cacería, vinieron y comenzaron a disparar y a pegarnos", dijo Laura Costancio. Un hombre resultó con por lo menos 13 impactos de perdigones y en el Hospital Zonal se determinó que se trataba de lesiones leves.

Soledad García, quien está embarazada y tuvo que ser suturada en el cuero cabelludo por las lesiones ocasionadas durante el desalojo, recordó: "nosotros estábamos en la manifestación sabíamos que nos iban a reprimir pero estábamos tranquilos, llegaron nos tiraron tiros y de esas cosas que sale gas; siento un golpe en la cabeza, y me tiraron al piso", y agregó: "me empezaron a patear, les gritaba que estaba embarazada y me patearon la panza y me hicieron puntos en la cabeza seis o siete y ahora me van a hacer una ecografía".

Asimismo, mencionó: "lo único que queríamos es trabajo y lo único que quieren ellos es darnos es subsidio para que después digan que es lo que único que queremos", y también se mostró indignada por las declaraciones xenófobas de muchos vecinos y de los propios efectivos policiales a la hora de la represión, "es cierto que tenemos compañeros bolivianos, pero yo soy Argentina y mis hijos también y no tiene nada que ver, porque nuestra Constitución le permite estar aquí a quien quiera, y no es la forma, de dirigirse a la gente que tiene necesidades".

"Hay varios heridos. Son los mismos desocupados que cortaron la ruta pidiendo trabajo antes de las elecciones de junio. Como no hubo cumplimiento sobre sus pedidos cortaron la ruta nuevamente y ahora hubo represión", dijo Graciela Rearte, integrante de la Pastoral Social, que acompañó a los desocupados.

"Cuando los petroleros cortaron la ruta nadie les dijo nada, pero si son infelices y desocupados actúan de otra manera. El gobernador Daniel Peralta y el intendente Fernando Cotillo se hicieron cargo del conflicto petrolero pero otra cosa son los desocupados", agregó Rearte al medio Crítica de la Argentina.

Camioneros

Por otra parte, luego del operativo de desalojo, los trabajadores camioneros que estaban retenidos por los manifestantes desde hace 48 horas, destacaron el accionar policial considerándolo como "muy efectivo" y destacando que se "evitó una tragedia, porque hubo intento de prender fuego los camiones".

Al respecto, Cristian transportista de combustibles entre Río Gallegos y Bahía Blanca relató, "fui parado en el cruce el miércoles a la noche, como también otro compañero y otro muchacho de YPF".

Si bien precisó que "el camión estaba vacío de combustible, pero con gas y es peor vacío por la acumulación de gases".

En contexto, Cristian explicó "hubo intento de prender fuego a los dos camiones y los manifestantes, si actuaba Gendarmería, los prendían fuego".

Respecto del accionar policial, el trabajador dijo "fue un procedimiento normal, a mi entender bien hecho" y agregó que si bien "nosotros estamos bien, mi compañero recibió un piedrazo de los piqueteros cuando la policía los hizo retirar".

Por su parte, Julio, el segundo conductor cuyo camión era pasible de ser prendido fuego comentó "transportaba garrafas y cilindros y alrededor de las 23 horas, me secuestraron y me dejaron varado al costado de la ruta".

"Hoy (por ayer) a la madrugada (3:45 horas), cuando nos piden que nos bajemos (por los manifestantes) yo me negué, les dije hagan lo que quieran porque ya estábamos entregados, entonces ellos se subieron a los camiones y ya les habíamos explicado la peligrosidad de la carga de los camiones por la cercanía de las antorchas" y continuó su relato "exactamente, yo le dije saquen las cubiertas. Si quieren hacer fuego, háganlo lejos, pero cuando ellos intuyen que va a venir la fuerza policial, estuvieron muy cerca de los camiones".

Comentá la nota