El Gobierno dice que controla el dólar para evitar subas bruscas

Así lo dijeron a Clarín fuentes oficiales. Los funcionarios explican que la presión de los últimos días sobre exportadores y bancos sirvió para que la divisa de EE.UU. mantenga los valores actuales. Había llegado a $ 3,40 y el viernes cerró a $ 3,33.

Por: Eleonora Gosman

Frente a un auditorio financiero más que calificado, donde estaban el jefe de la Reserva Federal de EE.UU., Ben Bernanke, y el titular del Fondo Monetario ,Dominique Strauss-Khan, el Gobierno argentino ratificó que el dólar en el país está estable y seguirá así en el futuro. "Tenemos controlado el tipo de cambio", dijeron los funcionarios argentinos.

A menudo hostiles, esta vez los líderes financieros de las grandes potencias que se encontraban ayer en el Hilton Hotel de la capital paulista por el encuentro del G-20 (ver pág. 22) escucharon al ministro Carlos Fernández con atención. Este subrayó: "Al igual que otras economías en desarrollo estamos comparativamente menos expuestos a esta crisis que en experiencias anteriores".

Y pasó a enumerar las razones: "En el caso argentino se destaca la situación superavitaria fiscal y de la balanza de pagos. Pero también la solidez patrimonial del sistema financiero y su elevada liquidez". Fue entonces que subrayó: "Es muy reducida la exposición al riesgo de descalce cambiario". "O sea: la paridad entre el dólar y el peso está bajo control", tradujeron en la delegación argentina.

Fuentes altísimas del Banco Central, presentes en esta cumbre del G-20 financiero, explicaron a Clarín las razones de lo que definen como un riesgo "casi cero" de procesos devaluatorios ingobernables. "La sustentabilidad del sistema se basa en que el país tiene pasivos en pesos y activos en pesos. Esto es, no hay deudas en dólares y activos en pesos". Esto es lo que evita el "descalce" entre el dólar y el peso.

En cuanto a la solidez del sistema bancario, las mismas fuentes explicaron -más o menos- que la Argentina, por su falta de sofisticación financiera, hoy tiene mucha suerte. "Nosotros redujimos al mínimo la tenencia de bonos públicos por los bancos. De esta manera, si bien los bonos pueden bajar y mucho, no afecta en nada el funcionamiento de las instituciones privadas". Basta ver que en 2001 los bancos detentaban 60% de los títulos del Tesoro argentino; hoy apenas tienen 13%.

--Pero ¿cómo se acompaña la devaluación brasileña que en un mes casi duplicó el valor del dólar frente al real?

--Nosotros no miramos sólo a Brasil sino que seguimos un cambio multilateral (la evolución de las monedas europeas y asiáticas en relación al dólar) y también el precio de nuestras exportaciones. Por otro lado, no hay fenómenos permanentes. Y lo de Brasil es el caso: lo que hubo fue una sobrerreacción frente a situaciones comprometidas con operaciones de dólar en el mercado de futuros. En enero próximo, según nos señaló el ministro Henrique Meirelles, Brasil tendrá un panorama mucho más claro sobre cómo queda el tipo de cambio.

El dólar en las casas de cambio porteñas llegó a $ 3,40 a fin de octubre. Pero la intervención del Gobierno lo hizo retroceder a 3,33, precio al que cerró el viernes.

En Economía y en el Central son adeptos absolutos a las políticas graduales. "Lo que Argentina hace es justamente no sobrerreaccionar. Por eso, el país adoptó el criterio de flotación administrada", aseguran.

Las fuentes recordaron que es preciso tener en cuenta la experiencia : cuando se devalúa el peso, dijeron, lo que se hace es empujar aún más el dólar hacia arriba. "Por eso, somos gradualistas.

--¿Se puede decir que el dólar está bajo control? indagó este diario en la delegación argentina.

--Exactamente. Tenemos todos los medios para sostener nuestra política.

Claro que hay estrategias adicionales. En la última semana el secretario de Comercio, Guillermo Moreno, y la AFIP estuvieron muy activos en el mercado de cambios. "Sugieren" a empresas y bancos no comprar dólares. Y a los exportadores que vendan.. Lograron , de hecho, secar la demanda de divisas estadounidenses. Eso explicó, por sobre todo, el retroceso del tipo de cambio.

Comentá la nota