El Gobierno destinó $ 160 millones para contener el aumento del desempleo

El Estado subsidió los salarios de 70.500 trabajadores y evitó una suba de medio punto en el desempleo. Moyano reúne a la CGT y pide más fondos para frenar despidos
Mientras se multiplican los informes privados que advierten que el nivel de desocupación superará el 10% antes de fin de año y hasta Hugo Moyano, uno de sus principales aliados políticos, descarga su bronca contra la acumulación de despidos, el Gobierno está decidido a profundizar su estrategia de inyectar fondos a través de subsidios para contener la caída del empleo en medio de la crisis. Según el último relevamiento del Ministerio de Trabajo, el Ejecutivo destinó en los últimos meses $ 160 millones para el pago de salarios de empresas en crisis en el marco del Programa de Recuperación Productiva (Repro). Con esos recursos pudo evitar más de 70.500 despidos que, de haberse concretado, hubieran representado un aumento de por lo menos medio punto en el índice de desempleo, que a fines del primer trimestre del año se ubicó en el 8,4%.

En paralelo, desde el Gobierno anticiparon que esa estrategia se completará con la decisión de aumentar el monto del seguro de desempleo, un reclamo que Moyano retomó la semana pasada, aunque la medida deberá esperar hasta después de las elecciones. Por ahora en el oficialismo no parece estar claro hasta donde llegará el incremento en el subsidio que en la actualidad cobran unos 150.000 desocupados, apenas el 10% de los 1,5 millones de argentinos que n tienen empleo. Al respecto, el ministro de Trabajo, Carlos Tomada, destacó ayer la necesidad de actualizar ese monto pero evitó dar otras precisiones, mientras su viceministra, Noemí Rial, fue más lejos y anticipó que se buscará "duplicar" el subsidio y llevarlo de los $ 400 actuales a $ 800. "Están los recursos para hacerlo". garantizó Rial.

En base a los dichos de ambos funcionarios, Moyano aprovechará la reunión de mañana del consejo directivo de la CGT para redoblar la presión sobre el Gobierno en la apuesta de que el aumento del seguro de desempleo se concrete antes de las elecciones. "Hay que apurar algunas decisiones porque las expectativas para después de julio no son las mejores", deslizó ayer a este diario un importante referente de la central obrera, quien remarcó la decisión de la entidad de avanzar, además, con el proyecto del diputado y abogado sindical, Héctor Recalde, que impulsa la aplicación de un impuesto sobre las ganancias extraordinarias de las empresas para financiar la creación de un fondo especial antidespidos.

En la central obrera admitieron, por otra parte, que generó "alivio" la decisión del camionero de reconocer públicamente una suba del desempleo y expresar la desconfianza sindical con los datos del Indec sobre la evolución del empleo. "Moyano blanqueó una situación importante, que nos permite empezar a hablar de algunas cosas que hasta ahora se silenciaban", justificó otro gremialista.

Sectores críticos

De acuerdo con el último informe de Trabajo, los sectores más asistidos por los subsidios del Repro son la industria textil (recibió $ 19,4 millones para el pago de 8.284 sueldos), las fábricas de productos metálicos (cobraron $ 20,8 millones correspondientes a 6.614 sueldos) y la industria autopartista, que obtuvo subsidios por $ 14,7 millones para financiar 6.472 salarios. También fueron beneficiadas las curtiembres, que percibieron $ 12,5 millones con los que abonaron los sueldos de 4.776 operarios; las automotrices (el subsidio alcanzó $ 8,8 millones) y los frigoríficos (obtuvieron una asistencia de $ 8,3 millones). Hasta la semana pasada el Gobierno destinó un total de $ 160 millones para subsidiar los salarios de 70.516 trabajadores correspondientes a unas 1.283 empresas.

Comentá la nota