El Gobierno destinará $ 800 millones al agro por la sequía

Los productores consideran que esa cifra será insuficiente para revertir la grave situación. Calculan que ya se perdieron alrededor de 20 millones de toneladas de soja. Quieren que la ayuda se institucionalice.
Buenos Aires.- El Gobierno estima que se necesitarán unos $ 800 millones para aliviar la situación de productores en todo el país, pero desde el sector agropecuario consideran insuficientes esas previsiones oficiales.

La Secretaría de Agricultura calculó ese nivel de fondos para responder a los reclamos de Gobiernos provinciales e intendencias que deben asistir al agro.

“La situación se agrava hora a hora, con el soplar del viento y el calor que quema los cultivos, y enflaquece la hacienda”, aseveró el dirigente de la Federación Agraria Miguel Quarleri.

“Es imposible calcular las pérdidas y las necesidades: la semana pasada eran 12 millones de toneladas de soja menos, ahora quizá ya son 20 millones, porque hay aborto de flores en muchas siembras”, señaló.

Mientras se aguarda que se declare la emergencia nacional en unas 15 provincias, otras voces se preguntan de dónde provendrán los fondos para ayudar porque los municipios deben hacer frente a sus propias obligaciones de salarios y obras comprometidas.

El titular de la Confederación de Asociaciones Rurales de Buenos Aires y La Pampa (Carbap), Pedro Apaolaza, solicitó que en caso de que el Gobierno nacional decida apoyar al sector con la entrega de forrajes, la ayuda se institucionalice. “Es decir, que se haga a través del Gobierno provincial y los municipios”, reclamó Apaolaza en una reunión que mantuvo con el gobernador bonaerense Daniel Scioli.

Fuentes cercanas a la reunión dijeron que hay preocupación porque la emergencia agropecuaria provincial (10 partidos ya tienen el estado de desastre) implica que no se recauden impuestos durante seis meses en por lo menos 60 distritos. El diputado nacional Felipe Solá admitió que durante seis meses hubo intentos en la Cámara de Diputados a fin de modificar la actual Ley de Emergencia Agropecuaria que proviene de 1996.

“Los temas del campo no se tratan en la mayoría del Congreso”, confirmó Solá, quien advirtió que en el proyecto legislativo se contempla la creación de un fondo para atender las contingencias agropecuarias.

En cambio, actualmente la asignación económica depende de la decisión del Gobierno central que si declara la emergencia nacional en algunas provincias dejará de recaudar obligaciones fiscales.

No obstante, por ahora, el Gobierno decidió distribuir forraje que compra a siete exportadores de granos que concentran toda la actividad en Argentina. (NA)

Comentá la nota