Gobierno ya no descarta usar el fondo anticíclico

El ministro Aldo Molina advirtió que es posible si los recursos nacionales siguen bajando.
Hasta hace poco, cuando los recursos que llegan de la Nación acompañaban los crecimientos presupuestarios, en la administración giojista aseguraban que no se les pasaba por la cabeza tocar el fondo anticíclico. Pero hoy, con la coparticipación en baja y la pauta presupuestaria en duda, el ministro de Hacienda, Aldo Molina, habló por primera vez de que es posible usarlo si la tendencia no se revierte. Se trata de un fondo de reserva de 220 millones de pesos que sólo se puede utilizar cuando hay una baja pronunciada de los flujos nacionales y que únicamente puede ir a cubrir gastos ya presupuestados -no entran los aumentos salariales-. La proyección oficial indica que a fin de año, la provincia podría recibir 262 millones de pesos menos de lo que tenía previsto.

"No lo descarto ni lo aseguro, es una posibilidad", le dijo Molina a DIARIO DE CUYO sobre la opción de apelar al fondo anticíclico para tapar los baches que pueda generar la falta de recursos nacionales. Es la primera vez que no descarta de plano, como en años anteriores, el uso de la reserva. La respuesta tiene explicación en la coyuntura económica y financiera nacional que afecta de lleno en las provincias, con la mayoría de ellas jaqueadas por la amenaza de terminar 2009 con déficit ante la falta de liquidez para afrontar los gastos previstos para todo el año.

El fondo anticíclico es un reflejo de la solidez de las cuentas fiscales sanjuaninas en los últimos años. Se conformó por ley en 2005, promediando el primer mandato giojista, y es equivalente a dos grillas salariales del Ejecutivo y los organismos descentralizados. A medida que se recompusieron los sueldos se fue actualizando y según los datos de Hacienda, hoy hay depositados 220 millones de pesos.

Se creó para evitar sobresaltos en el pago obligaciones del Estado. Y aunque alcanzaría para amortiguar en gran parte la baja proyectada de los fondos nacionales, para ocuparlo deben confluir varios requisitos: que la coparticipación no sea suficiente para pagar gastos esenciales, que se sean erogaciones presupuestadas y que no exista otra partida disponible para echarle mano (Ver A tener en cuenta).

En definitiva, con el fondo anticíclico no se pueden cubrir gastos que hayan sido contraídos este año y que no estén fijados en la Ley de Presupuesto. En la práctica significa que el gobierno no lo puede usar para incrementar sueldos, como vienen pidiendo los estatales, porque es un gasto nuevo no presupuestado.

Si bien es cierto que la plata que gotea desde la Nación se resintió en forma considerable, Molina aseguró que "hasta el momento no hizo falta utilizar el fondo de reserva porque la provincia tenía ahorros que ha venido usando para cubrir algunas obligaciones". Según el ministro, San Juan lleva aplicados unos 150 millones de pesos de sus ahorros en lo que va de 2009.

Por ahora es sólo una posibilidad y todo está atado a la coparticipación

federal, de la que San Juan depende en gran medida. La coyuntura obliga a tener en cuenta que San Juan se tiene que arreglar con menos plata para cubrir más obligaciones. Esto, porque en lo que va del año el gasto público aumentó por efecto de la inflación y el ajuste salarial de marzo y paralelamente, ingresó desde la Nación un 10 por ciento menos de lo previsto. De acuerdo a las proyecciones de Hacienda, es difícil que la ecuación se revierta hacia fin de año. Implica que la provincia podría embolsar 262 millones de pesos menos. Un poco más lo que hay en el fondo anticíclico.

Comentá la nota