El Gobierno descalificó las críticas de la oposición a la asignación por hijo

"Cuando no se tienen argumentos se buscan nimiedades", lanzó Aníbal Fernández; rechazó los planteos por el alcance del plan y el financiamiento de la Anses; "No se le va a sacar la plata a los jubilados", ratificó Boudou
Como era de esperar, el Gobierno no perdió tiempo para salir al cruce de la oposición, que ayer criticó con dureza la asignación por hijo para todos los desocupados y los trabajadores en negro que ayer anunció Cristina Kirchner.

"La realidad es que en esto siempre hay alguna razón para oponerse. Cuando no se tienen argumentos se buscan nimiedades que tienen poco sentido", se quejó Aníbal Fernández en declaraciones a FM Millenium.

El jefe de Gabinete insistió en que los cuestionamientos de la oposición "suenan torpes" y defendió la medida, decidida por decreto, que prevé entregar una ayuda de $ 180 por hijo a todos los desocupados y a quienes se desempeñan en la economía informal. Los fondos para financiar el plan saldrán de la Anses y se calcula que el monto para cubrirlo asciende a casi 10.000 millones de pesos.

"Sin tanta vuelta". "Es una de las mejores decisiones tomadas en los últimos cincuenta años", aseguró Fernández. Justificó además que se haya dispuesto por decreto y no a través de un proyecto de ley, otro de los puntos que criticó la oposición.

"Lo que se está haciendo es aplicar una medida que prevé la propia Constitución a partir de la reforma de 1994. Cuando hay que tomar decisiones de estas características, que incluyen soluciones para la gente de a pie, hay que tomarlas y se terminó, no hay que dar tanta vuelta", planteó.

Dirigentes del casi todo el arco opositor advirtieron ayer que la asignación anunciada ayer no es universal y que, por ello, mantendrá las prácticas clientelares. Además, cuestionó que se financie con el dinero de los jubilados cuando, a su juicio, debería impulsarse una reforma tributaria que grave a los sectores de altos ingresos.

"La plata de los jubilados". Justamente a este último punto se refirió Fernández hacia el final del reportaje. "Acá no se les está tocando la plata a los jubilados. Lo que se está consiguiendo es invertir en los que realmente lo están necesitando gracias a una sana administración de los dineros de los trabajadores", aseguró respecto de que el dinero para costear el nuevo programa saldrá de las arcas de la Anses.

En el mismo sentido, añadió: "Ahora se puede ahorrar lo que antes se malgastaba en comisiones, gastos y salarios desmesurados de funcionarios. Eso sucedía y la gente no lo sabía".

En ese mismo sentido, el ministro de Economía, Amado Boudou, volvió a ratificar que con la decisión oficial "no se le va a sacar nada a los jubilados" y que la Anses pagará la nueva asignación con "fondos propios".

"Será financiada con los recursos corrientes de la Anses, conformado por aportes y contribuciones de trabjadores, más parte de los impuestos Al Valor Agregado y A Las Ganancias; 15 por ciento de la Coparticipacion Federal y, ahora, las ganancias provenientes de fondos que antes administraban las AFJP".

"Vamos a usar la red de pagos de la Anses. Ya se pagan a 5,5 millones de jubilados todos los meses y a alrededor de 4 millones de asignaciones por hijo. Es un sistema que está probado", insistió.

Otras opiniones. El diputado del Frente para la Victoria Héctor Recalde destacó hoy que la asignación universal por hijo provocará "aumento en el consumo y empleo" y consideró que con esta medida, "el Plan Jefas y Jefes de Hogar va camino a la extinción".

Recalde, uno de los autores de la iniciativa, aseguró que las personas desocupadas o que tengan un trabajo informal y quieran percibir la asignación de 180 pesos por hijo, deberán presentar "una declaración jurada", pero admitió que "es muy difícil acreditar" a veces la situación de cada individuo.

Al respecto, dijo que puede haber "mentiras piadosas" por parte de aquellos que eventualmente manipulen los ingresos que perciben en negro a fin de poder obtener las asignaciones. En declaraciones a radio Continental, el legislador oficialista reiteró que con esta medida anunciada por la Presidenta, "no se soluciona el tema de la pobreza".

Sin embargo, remarcó que "las personas beneficiadas con este decreto no tienen capacidad de ahorro, y con estos 10 mil millones de pesos se vuelcan al mercado interno, lo que aumentará el consumo, y cuando aumenta el consumo aumenta el empleo".

En tanto, el gobernador de Córdoba, Juan Schiaretti, consideró hoy que la asignación "va en la dirección correcta" y señaló: "Yo hubiera preferido que en vez de quedar indistintamente en manos de madres o padres, la asignación hubiera estado dirigida a las mujeres, porque en general son ellas las que están en el hogar y se ocupan de los chicos. Y también porque en los hogares más pobres suelen haber muchas mujeres solas".

Comentá la nota