El Gobierno deja afuera al campo y avanza en un Pacto Social acotado

El Gobierno deja afuera al campo y avanza en un Pacto Social acotado
Empresarios y gremios admiten que el consejo podría conformarse y dejar vacantes lugares para el agro. Ayer hubo reunión en Trabajo para definir los detalles finales del proyecto
El Gobierno logró consensuar ayer con industriales, banqueros y dirigentes sindicales la letra definitiva del proyecto de ley que dispone la creación del llamado Consejo para el Diálogo Económico y Social, pero los problemas para encarrilar la negociación paralela con las entidades del campo complica los planes oficiales de lanzar en los próximos días el nuevo espacio tripartito. De todos modos, y con cierta anuencia de empresarios y gremios enrolados en la CGT de Hugo Moyano, desde la Casa Rosada deslizaron la amenaza de avanzar en la conformación del organismo aun sin tener asegurada la participación del sector agropecuario en el cuerpo.

El texto de la iniciativa que promueve la creación del Consejo fue consensuado ayer por la tarde durante una reunión que encabezaron el ministro de Trabajo, Carlos Tomada, y el número dos de Julio de Vido en Planificación, Roberto Baratta, en la sede de la cartera laboral. Al encuentro asistieron el titular de la Unión Industrial Argentina (UIA), Juan Carlos Lascurain; los dirigentes Omar Vivivani y José Luis Lingeri por la CGT y representantes de las cámaras de Comercio y Construcción, las asociaciones que agrupan a las entidades bancarias y la Bolsa de Comercio.

“Fue una reunión para conversar los últimos detalles que faltaban sobre el proyecto. Ahora resta definir el momento del envío al Congreso, que es una decisión que deberá tomar el Gobierno y que depende de como vaya el diálogo con el campo”, afirmó uno de los referentes que asistió al cónclave con Tomada y Baratta.

Desde la UIA coincidieron en que la conformación del consejo tripartito que tendrá carácter consultivo y debatirá iniciativas en materia económica, laboral y social “está bastante encarrilada” y que podría definirse en los próximos días. Además, en la entidad fabril ratificaron su convicción de que las entidades agropecuarias deben estar representadas en el organismo, aunque admitieron que si el Gobierno no logra destrabar el conflicto con ese sector se podría avanzar con el proyecto de ley y “dejar los lugares” específicos en el consejo para que después sean ocupados por los dirigentes del campo.

En la CGT también sostienen la importancia de sumar al campo al diálogo tripartito y consideran que es posible avanzar en la constitución de ese espacio mientras en paralelo las autoridades negocian las respuestas por los principales reclamos del sector en materia agropecuaria.

Esa posición, sin embargo, no es unánime. Algunos de los empresarios que acudieron ayer a la reunión en la cartera laboral apuntaron sus reparos para conformar el consejo sin la participación de los referentes agropecuarios. “Primero se tiene que resolver el problema específico con el campo porque después será muy difícil llenar los sillones de consejo y confiar que pueda ser un organismo efectivo”, indicó el directivo de una importante cámara.

Según el último borrador del proyecto de ley, el futuro consejo será un órgano de carácter consultivo, que evaluará las iniciativas de contenido laboral, social y económico elaboradas por el Gobierno antes de ser enviados al Congreso, aunque sus recomendaciones y comentarios no serán vinculantes para las autoridades. El organismo estará compuesto por 44 miembros, de los cuales 20 representarán a las diferentes organizaciones empresarias y otros 20 miembros del sector sindical, a los que se agregarán 4 representantes del Estado, que a su vez tendrá la potestad de nombrar a quien se desempeñará en la presidencia del consejo.

Comentá la nota