El Gobierno defiende la política de seguridad

El gobernador interino Regino Amado tuvo que salir a apoyar el trabajo de la Policía ante la dura protesta de los taxistas luego de la muerte de René Francisco Díaz.
Si Regino Amado espera un fin de año tranquilo en su debut como segunda autoridad de la provincia, se equivocó y feo. El presidente subrogante de la Legislatura, y a cargo del Poder Ejecutivo por el viaje del gobernador José Alperovich a Estados Unidos, debió enfrentar desde que se hizo cargo del Gobierno los reclamos por la creciente inseguridad. Dos casos conmocionaron a la opinión pública, el asesinato de Silvia Susana Roselló y la muerte, ayer, de René Francisco Díaz en un trágico intento de robo que no se consumó pero que terminó con la vida del infortunado taxista a causa de un confuso accidente que la Justicia está investigando.

En la mañana de ayer, Amado tuvo que salir, una vez más, a defender la política de seguridad. "El Gobierno tiene la obligación de trabajar por eso se han hecho tantas adquisiciones de equipamiento, nombramiento de personal. A veces hay cuestiones que sobrepasan estas medidas de seguridad, algo que pasa no sólo en Tucumán sino en todas partes, y ojalá que podamos con todos los elementos que estamos adquiriendo, erradicar la inseguridad o los delitos, aunque es difícil. En un ámbito como el nuestro, debemos comprometernos todo", argumentó el legislador ante los periodistas.

Cambios en la Ley

El gobernador interino explicó que mantuvo contactos con otros legisladores para avanzar en la reforma del Código Procesal Penal "sobre todo en los permisos extramuros que se realizan, muchos delitos vienen por ahí. No es una cuestión que tenga que salir de un solo poder, sino de los tres poderes, para acordar las mejores herramientas para que el Poder Judicial pueda frenar este tipo de casos con personas que ya tienen antecedentes".

Mientras Amado hacía lo posible por quitarle dramatismo a la situación, afuera de la Casa de Gobierno cientos de taxistas convertían a la ciudad en un caos por los cortes que los trabajadores realizaron en puntos estratégicos.

De milagro no hubo cruces a golpes entre taxistas y los indignados automovilistas que quedaron inmovilizados, muchos de ellos impedidos de llegar a su trabajo, encontrarse con familiares o acudir a citas médicas.

¿Nuevas protestas?

No se descarta que hoy los taxistas se concentren en varios puntos de la ciudad y se movilicen a la Plaza Independencia para continuar con los reclamos de seguridad.

Arnaldo Palavecino, José Jiménez y Hugo Nacuse, voceros de la protesta, manifestaron su preocupación por la cantidad de hechos delictivos que sufren diariamente.

"Todos salimos temprano a trabajar y no sabemos si vamos a volver a nuestras casas. Venimos pidiendo que la policía salga y garantice la seguridad. Están negando el hecho del robo para minimizar la situación. Ni los números de emergencia de la patrulla urbana funcionan, los efectivos parece que siempre están paseando", dijeron molestos los choferes.

Busquedas de temas relacionados

Comentá la nota