El Gobierno defendió los alcances de la flamante norma.

El secretario de Medio Ambiente de la Provincia, Alfredo Montalbán, refutó el planteo de los ambientalistas, asegurando que "esta nueva ley de residuos, en realidad, es un gran paso adelante en materia de gestión ambiental".
"Es una medida que dará muy buenos resultados al corto plazo, porque transfiere a los municipios y comunas el tratamiento de los residuos desde el punto de vista operativo, pero otorga al Poder Ejecutivo provincial amplias competencias en el plan de gestión, la búsqueda de terrenos para depositar la basura, el control y fiscalización del proceso, sumada a la asistencia técnica y financiera por parte de la Provincia", justificó el funcionario.

Además, Montalbán descartó la posibilidad de que proliferen los basurales a cielo abierto, asegurando que "el Ministerio del Interior y el Ministerio de la Producción están trabajando en varios puntos de la provincia para convertir los basurales a cielo abierto en vertederos controlados y cerrados, con un impacto ambiental mínimo".

El titular de Medio Ambiente explicó que "los vertederos controlados son cerrados con alambres o telas metálicas, cuentan con un arbolado su alrededor, se los dota de caminería y cartelería, que los identifica, y se hacen cédulas para disponer los residuos e irlos tratando, inclusive mediante un proceso de clasificación"

Según informó Montalbán, esta línea de trabajo la esta aplicando en localidades como El Manantial, Tafí Viejo, Amaicha del Valle y Concepción.

Finalmente, recordó que desde el Estado provincial "se están gestionando fondos para que los municipios puedan construir plantas de tratamiento".

Busquedas de temas relacionados

Comentá la nota