Gobierno debió admitir la inseguridad instalada en Río Grande y ordenó refuerzos policiales.

El Gobierno reaccionó ante los hechos delictivos que se sucedieron en las primeras semanas de este año y que se sumaron a los ocurridos al filo de 2008, cuando se instaló el reclamo de declarar la «emergencia en materia de seguridad» en Río Grande.
Tras una serie de sucesivos hechos de robo y ataques a viviendas particulares y a los trabajadores del volante; el Gobierno reaccionó y resolvió reforzar la presencia de efectivos policiales en las calles, valiéndose del traslado de personal que está cumpliendo tareas en Tolhuin y Ushuaia.

Así lo informa una gacetilla oficial, que da cuenta que el Ministerio de Gobierno determinó «reforzar la presencia de efectivos policiales en Río Grande a raíz de los hechos delictivos que se registraron en las últimas horas en aquella localidad».

El reclamo por la inseguridad instalada en Río Grande data de mediados de noviembre del año pasado y tuvo su mayor auge tras la violenta pelea que terminó con la vida del joven Fernando Uribe, tras lo cual se sucedieron varias marchas del silencio.

En aquél entonces la concejal del MPF, Miriam Bodyajián, habló de conformar una comisión de seguridad, que tenga participación activa de la Policía de la Provincia, pero en esos días el titular de la fuerza, comisario General Walter Papa, dijo que lo de la inseguridad «era una sensación» que tenía la gente, haciendo responsable a los medios de comunicación de todo ello.

A pesar de todo esto, desde el Concejo de Río Grande se propulsó la aprobación de un proyecto para que se declare la «emergencia en materia de seguridad», cuestión que los representantes del ARI no acompañaron. Es más, la gobernadora Fabiana Ríos declaró «innecesario» establecer la emergencia.

Algunas medidas

En forma tardía el Gobierno ayer reaccionó y desde el Ministerio de Gobierno se ordenó a la Jefatura de Policía que refuerce la presencia policial en las calles.

Es más, la gacetilla de prensa que difundió el órgano oficial, adelanta que la semana próxima se dará a conocer una «batería de disposiciones» en materia de seguridad en la zona norte.

Por lo pronto, la actividad durante este fin de semana implicará guardias mínimas indispensables en las dependencias no operativas para garantizar los refuerzos en las calles de la ciudad.

Comentá la nota