El Gobierno cortará el diálogo con los gremios que hagan escraches

Iniciará conversaciones sobre salarios 2009 con los sindicatos que "no cometan actos de violencia". Postergó una reunión con el SUTE prevista para la semana entrante.
El Ejecutivo provincial amenazó con retirarse de la mesa de negociaciones con ATE al tiempo que suspendió una convocatoria para iniciar la semana entrante discusiones salariales 2009 con el SUTE, y condicionó su presencia a la inexistencia de "actos violentos reñidos con una postura de diálogo".

Así lo confirmó oficialmente el ministro de Gobierno, Mario Adaro, tras una fuerte discusión con la secretaria general de ATE, Raquel Blas, que mostró a las claras el nivel de dificultad en el que se encuentran las relaciones entre el Gobierno y el sector más "combativo" de los sindicatos de empleados públicos.

Los Andes confirmó que en la Casa de Gobierno está todo listo para comenzar a hablar sobre los ingresos salariales 2009 con Ampros (sobre la base inicial del cumplimiento del convenio-ley del sector) y ya existen conversaciones con ATSA para la aplicación del convenio-ley de la sanidad.

Además, se prepara un entendimiento con UPCN (Unión Personal Civil de la Nación) para la firma de un convenio colectivo para el personal de la Empresa Provincial de Transportes y ya comenzó el envío individual de formularios -salteando a los gremios- a los empleados que reclaman el cobro de la antigüedad no abonada durante la crisis de la convertibilidad.

Todas estas medidas apuntan a dar solución a reclamos puntuales del personal estatal, privilegiando a los sindicatos "dialoguistas" sobre los "confrontativos".

"¿En qué fecha nos vamos a reunir para conversar de salarios?", espetó ayer la titular de ATE, Raquel Blas, al ministro de Gobierno, Mario Adaro, en el tercer piso de la Casa de Gobierno. "Vamos a ir a su casa", dijo en lo que el ministro de Gobierno consideró lisa y llanamente una amenaza contra su familia

-Ratificamos que los escraches implican modificar la voluntad de negociar, señaló Adaro.

-A nosotros no nos importa lo que usted piense de los escraches -indicó Blas-. ¿Cuándo vamos a discutir salarios?

-Tranquila, Raquel, tranquila, pidió el ministro.

Mientras, Blas insistía una y otra vez: "¿En qué fecha vamos a discutir salarios?".

-Ratificamos la voluntad de comenzar a discutir salarios pero también entendemos que con este nivel de conflictividad vamos a evaluar si continuamos con el diálogo, confirmó el funcionario

De esta manera, terminó abruptamente el encuentro entre el frente gremial, integrado por ATE, un sector del SUTE (Sindicato Unido de Trabajadores de la Educación), Apel (Asociación Personal Legislativo), Apoc (Asociación de Personal de Organismos de Control), Sitea (Sindicato de Trabajadores del Estado Autoconvocados), Judiciales, Ampros (Asociación Mendocina de Profesionales de la Salud) y Fadiunc (docentes e investigadores universitarios).

El fracaso del encuentro fue total ya que ambas partes ratificaron sus posturas anteriores en materia de aumento salarial 2008 y ni siquiera se avanzó sobre el pago de la antigüedad, un tema en el que se presumía podían alcanzarse, al menos, entendimientos parciales.

"No hay fecha de discusión salarial por lo tanto no hay voluntad de diálogo. Esto es una gran mentira y evidentemente se trata de un gobierno que piensa llevar a los estatales con este salario de hambre hasta la mitad del año que viene", afirmó Blas. Mientras, Carlos Ordóñez, titular del gremio de los Judiciales, ratificó todas las acciones previstas por el frente gremial (ver aparte) y aseguró que esta confluencia gremial "está más unida que nunca".

El ministro de Gobierno -por su parte- condenó "las metodologías rayanas en la violencia", destacó que "la mejor postura" es enviar el presupuesto 2009 a la Legislatura y -como en 2008- discutir libremente los salarios en cada paritaria con cada uno de los gremios. "Lo que se acuerde será parte de la modificación presupuestaria", dijo Adaro.

No obstante, desde los gremios se destacó que "la cuenta salarios tiene alto impacto en el presupuesto porque representa el 52% de esa pauta de gastos y es iluso que se pueda discutir en la Legislatura, sin que se sepa el aumento que tendrá su principal cuenta. Es una irresponsabilidad", manifestaron.

En el SUTE, los miembros de un dividido secretariado comenzaron a evaluar las acciones necesarias para superar "en forma interna"el conflicto existente entre las dos posturas encabezadas por el secretario general, Eduardo Franchino y la secretaria gremial, Cristina Raso.

Ambos difieren sobre la conveniencia o no de sumar al SUTE al reclamo de otros gremios del Estado. Las partes no terminan de definir la eventual convocatoria a un plenario de delegados para discutir y superar la situación.

El quiebre de posturas en la conducción del mayor gremio estatal de la provincia, puso en duda el inicio de una discusión salarial docente con vistas al año entrante, prevista inicialmente por el Gobierno para la semana entrante.

Comentá la nota